¿Cómo hacer un caldero de bruja?

¿Cómo hacer un caldero de bruja? Las brujas son una figura mítica de los cuentos de hadas, de la infancia y de las películas, pero aunque sean parte de la literatura, hay quienes aseguran haber estado en presencia de una bruja, o bien, dicen conocer a una de estas mujeres.

Pero aquellos que afirman la existencia de las brujas, dicen que no son como las que se ven en las películas o los dibujos animados, se trata de personas que pueden incluso, pasar desapercibidas. Pueden ser hermosas mujeres y pueden hasta llegar a ser parte de una iglesia, o ser sumamente dulces.

Pero si estás buscando tener un caldero de bruja, debes saber que para ello, tendremos en mente la imagen de las brujas como nos las pintan en la TV y en los libros. Es desde esa concepción desde donde haremos una caldera.

Índice

Materiales

Los materiales que podemos usar son los siguientes, con los que haremos un caldero de bruja, incluso, pudiendo reciclar ciertos materiales:

  • Una vasija o un cuenco del tamaño que desees el caldero, puede ser de barro. Incluso, lo puedes esculpir a tu gusto.
  • Pintura al frío de los colores que desees, lo ideal es usar un tono gris o negro mate.
  • Una cadena o cuerda.

En caso que lo desees, puedes usar alguna olla que te permita usarla de caldero, que no pierda el aspecto misterioso y tenebroso que suelen tener estas calderas.

Pinta la caldera

Cuando hayas encontrado el recipiente adecuado para la caldera, verás que puedes adecuarla como lo desees, de hecho, si quieres añadirle elementos decorativos, verás que es posible de forma sencilla. Simplemente encuentra estos elementos decorativos para que puedas añadirle la atmósfera que deseas.

Pinta la caldera de un color oscuro. También puedes usar tonos grises para pincelar en algunas partes esto le otorgará un aspecto de antigüedad, al mismo tiempo de desgaste.

Añade una cuerda a la caldera

Por lo general, las calderas van encima de las fogatas, lo que significa que, se encuentran suspendidas, siendo sujetadas por una especie de alcayata con la que se puede sostener la caldera desde la cuerda.

Pega de un extremo a otro, la cuerda de la caldera y espera que se seque. Lo más recomendable es usar silicón, siempre y cuando, no se exponga al fuego la caldera. Si es así, entonces asegura la cuerda o la cadena, con un clavo pequeño.

Puedes usar el tipo de cuerda que desees, siempre se determinará según el tipo y la estética de la caldera, para el lugar donde deseas llevarla.

Toques finales

Como toque final puedes comenzar a disponer ciertos elementos en la caldera, como lo son:

  • Detalles y adornos como piedras, telas de araña, o insectos artificiales.
  • Si usarás la caldera realmente, entonces no añadas elementos que se puedan derretir.
  • Puede ser del tamaño que desees.

Las calderas pueden tener muchas formas, tamaños y colores, dependerá de cómo queremos que sea la caldera para que, cuando nos encontremos haciéndola, el resultado sea el adecuado.