Voz ronca: qué hacer, con quién hablar y cómo encontrar el tratamiento adecuado

Voz ronca: qué hacer, con quién hablar y cómo encontrar el tratamiento adecuado.

La ronquera de la voz suele ser el resultado de una afección de los órganos del oído. Suele ir acompañada de un cambio en el tono y el timbre e incluso de dolor o picor de garganta.

Las causas más comunes son la laringitis, que provoca fatiga, ronquera y ronqueras. Sin embargo, los síntomas desagradables también pueden ser consecuencia de otras enfermedades. La terapia dependerá de un diagnóstico oportuno y preciso, así que si tienes ronquera, es importante identificar la causa y elegir un tratamiento. El problema puede tratarse rápidamente y sin dolor si sigues los consejos de los expertos.

Como las cuerdas vocales son pliegues musculares finos y elásticos, son fáciles de dañar. A menudo, las fuertes vibraciones se deben a que el aire es empujado hacia fuera desde los pulmones. Una vibración excesiva perjudica la elasticidad de los ligamentos y puede requerir un tratamiento para la tensión de la voz del adulto.

El tono de la voz es proporcional a la frecuencia de las vibraciones vocales. Esto puede explicarse fácilmente por los aspectos fisiológicos habituales, a saber, la longitud, la masa y la tensión de los ligamentos. En consecuencia, afecta a la creación de sonido, la intensidad y la velocidad del flujo de aire.

Si no hay sensación de dolor en la laringe, pero se sigue oyendo que la voz es ronca, hay que consultar a un otorrinolaringólogo y a un foniatra.

Las principales causas de la ronquera

En primer lugar, el principal grupo de riesgo está formado por personas que, debido a sus actividades laborales, sobrecargan el aparato vocal. Esto incluye a profesores, conferenciantes, formadores y trabajadores de centros de llamadas.

Las anomalías y enfermedades del aparato vocal son más bien adquiridas que congénitas, y se considera que son las principales causas por las que se produce la voz ronca:

  • Enfermedades de naturaleza respiratoria.
  • Daños en los pliegues laríngeos.
  • Infecciones de naturaleza bacteriana.
  • Enfermedades del sistema nervioso central.
  • El estrés, etc.

También hay anomalías que son congénitas. Considerémoslos muy brevemente:

  • En primer lugar, se trata de papilomas en la laringe. Se presentan de forma congénita y adquirida.
  • Alteraciones de las cuerdas vocales y su parálisis.
  • El hipotiroidismo es una enfermedad que afecta al sistema endocrino y que provoca ronquera. Suele desaparecer con la edad.
  • Laringomalacia. Una dolencia que en principio no es peligrosa, pero que puede afectar gravemente a los cambios de la laringe y provocar una voz ronca.

Entre los principales factores que contribuyen a la disfunción vocal están los problemas de origen psicógeno, y también pueden ser de naturaleza traumática o infecciosa.

La causa más común es una enfermedad infecciosa acompañada de ronquera, dolor de garganta, tos y pedo.

Si has perdido la voz y no sabes qué hacer, recurre al probado medicamento Homeovox – pastillas para la pérdida de voz y la ronquera. Tomar Homeovox desde los primeros días de la enfermedad ayuda a recuperar la voz y acorta considerablemente el periodo de recuperación. El producto tiene un efecto calmante y antiinflamatorio.

También pueden producirse cambios patológicos en las cuerdas vocales y la laringe en los adultos, que provocan problemas con la voz:

  • Las causas de la pérdida de voz pueden ser nódulos en las cuerdas vocales. Estas masas, que aparecen como resultado de una tos violenta, un ataque de gritos o como consecuencia de una infección, suelen ser la causa de la afonía. El problema puede ser agudo o crónico y puede ir acompañado de ronquera y ser la causa de la pérdida de la voz de un adulto.
  • Epiglotitis. Enfermedad causada por una infección vírica y bacteriana de la laringe. Provoca una grave inflamación de las cuerdas vocales. Provoca ronquera y, si la voz no se restablece adecuadamente, puede convertirse en asfixia.
  • Papilomatosis. Masas características que se desarrollan de forma muy dinámica y, como consecuencia, pueden provocar estenosis.
  • Estenosis cicatricial – es un rastro de una intervención quirúrgica que ha dejado cicatrices en las cuerdas vocales. Son éstas las que pueden hacer que la voz se vuelva ronca.
  • Quistes laríngeos. También se producen como consecuencia de la tos o simplemente como complicación de una inflamación infecciosa. El síntoma principal son los pedos y un cuerpo extraño en la garganta, así como la ronquera.

Ronquera de la voz – causas y diagnóstico

Dado que este problema es consecuencia de una condición médica específica, el tratamiento sólo debe iniciarse después de que se haya identificado y diagnosticado la causa subyacente. Sólo después de la causa subyacente, de la que suele ocuparse un otorrinolaringólogo, se puede recurrir a un foniatra, un especialista de la voz.

Los principales métodos de diagnóstico son:

  • Recoger el historial médico, averiguar los problemas específicos, identificar a la persona como de riesgo.
  • Un examen general realizado por un otorrinolaringólogo, que puede incluir una laringoscopia.
  • Examen de los nódulos u otras formaciones que se han encontrado si falta la voz.
  • A veces se prescribe además una ecografía del tiroides o una tomografía computarizada.

La voz perdida: cómo recuperarla

En cuanto a la terapia básica para la afonía, será diferente según la causa del problema. El tratamiento puede tener lugar en casa o en el hospital.

Independientemente de la gravedad de la afección con la que se haya acercado el paciente, primero se le indicará:

  • Descanso vocal completo. Deben evitarse los gritos y los susurros, las conversaciones prolongadas o la práctica del canto.
  • Si se ha detectado una enfermedad infecciosa aguda, el reposo en cama es obligatorio.
  • También debes dejar de fumar y de consumir alcohol, y evitar los alimentos ahumados, picantes y salados.
  • Cuida la humedad adecuada en la habitación.
  • Proporciona a la persona agua potable regular y caliente.

Los remedios populares también son excelentes y pueden ayudarte a afrontar el problema más rápidamente. Las cuerdas vocales pueden restaurarse en casa:

  • Inhalación de Steam sobre las patatas hervidas.
  • Una mezcla de una yema de huevo, una taza de leche caliente y una cucharadita de miel. Este sabroso y útil «boltushka» debe tomarse dos veces al día en medio vaso.
  • Además, si no sabes cómo tratar la voz ronca en un adulto, es una buena idea tomar una tintura de hojas de frambuesa o una tisana caliente.
  • Si tienes la voz ronca, haz gárgaras con infusión de llantén o manzanilla.
  • Una decocción de anís también ayudará a recuperar rápidamente la voz. Para prepararlo, vierte 0,5 litros de agua con 100 g de semillas, déjalo infusionar y luego cuélalo todo bien y añade una cucharada de miel. Bebe una cucharada a lo largo del día.

Prevención de la ronquera en adultos

Las personas que corren riesgo y cuyo trabajo está directamente relacionado con la tensión del aparato vocal deben conocer definitivamente las medidas preventivas. Esto es importante para prevenir la ronquera y cualquier posible cambio en la voz.

  • Para ello, hay que excluir las situaciones que provocan una gran tensión en la voz. Si hablas ante un público numeroso, debes utilizar siempre un micrófono.
  • No hagas vocalismo sin una formación profesional con un profesor.
  • Dejar el mal hábito de fumar. Esto no sólo evitará la ronquera, sino que también ayudará a minimizar la aparición de enfermedades malignas.
  • Si se trata de una inflamación de la laringe, evita los alimentos picantes, salados y ácidos que irritan la zona del problema.
  • Homeovox es un tratamiento eficaz para la laringitis aguda y crónica, reduce la inflamación de la laringe y suaviza las cuerdas vocales. Se recomienda tomarlo desde los primeros días de la enfermedad.

Si la voz de un adulto está ronca y no sabes cómo tratarla, lo primero que debes hacer es tranquilizarte por completo. El problema puede afectar a la calidad de la vida laboral, así que cuanto antes preste atención al problema, se someta a un diagnóstico y determine el tratamiento, antes se librará del desagradable síntoma.

Además de ser examinado por un otorrinolaringólogo, también se puede pedir cita con un foniatra. Los profesionales experimentados están seguros de diagnosticar el problema, identificar el origen del mismo y encontrar un tratamiento eficaz.

Advertencia. La información contenida en este artículo es meramente informativa. No pretende ser un llamamiento al autotratamiento. Sólo un médico cualificado puede hacer un diagnóstico y formular recomendaciones de tratamiento basadas en las características individuales de cada paciente.

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo corregiremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc
VidaParalela
Tarabu
Nosbi