Tratar los resfriados y la gripe en casa

Tratar los resfriados y la gripe en casa.

El goteo nasal, la tos, la congestión nasal, la fiebre y los escalofríos son síntomas de infecciones virales respiratorias agudas. Son enfermedades contagiosas que se transmiten por gotitas en el aire. Se prescriben medicamentos antivirales para la terapia. También hay tratamientos caseros. Alivian los síntomas de la gripe y los resfriados y aceleran la recuperación.

Combatir selectivamente los síntomas

Estar incómodo cuando estás enfermo forma parte del proceso natural de curación, es la forma en que tu cuerpo lucha contra la infección:

  • Fiebre. El cuerpo eleva su temperatura para matar los virus, hacer que la sangre fluya más rápidamente y estimular la síntesis de las proteínas responsables de matar los gérmenes. No te asustes y no bajes la temperatura a 38°. Así mejorarás más rápido que si no tienes uno.
  • Tos. Limpia las vías respiratorias de la mucosidad espesa que el cuerpo segrega para impedir el avance de los gérmenes. Una vez que te hayas recuperado, la tos desaparecerá por sí sola. Las pastillas de mentol y el calentamiento de la garganta pueden ayudar a aliviar la afección.
  • Goteo nasal. Cuando los gérmenes entran en la cavidad nasal, la inmunidad entra en acción. La permeabilidad capilar aumenta y la mucosa se hincha. Se segrega una secreción cuya función es eliminar los gérmenes. Los aerosoles vasoconstrictores o las gotas nasales pueden ayudar a aliviar los síntomas. El goteo nasal continuará hasta que el cuerpo se recupere.
  • Dolor de cabeza. Los vasos sanguíneos se dilatan cuando tienes fiebre, lo que provoca una mayor síntesis de líquido intracraneal y migrañas. El paracetamol puede ayudar a aliviar el dolor.

Enjuaga tu nariz con una solución salina

Tratar los resfriados y la gripe en casa ayuda a aliviar la congestión nasal y a eliminar los virus y las bacterias de la nariz.

Realiza el procedimiento de la siguiente manera:

  • Disuelve ¼ de cucharadita de sal con la misma cantidad de bicarbonato en 1 cucharada de agua tibia.
  • Introduce el líquido en una jeringa sin aguja. Puedes conseguir un dispositivo especial para inyectarte agua en la nariz.
  • Cierra una fosa nasal con el dedo. En la otra fosa nasal, inyecta la mezcla.
  • Deja que el líquido se escurra.
  • Haz 3-4 inyecciones y trata la otra fosa nasal.

Haz gárgaras en la garganta

El tratamiento humedece la boca y alivia el dolor, aliviando temporalmente la afección. Aclara tu garganta tan a menudo como sea posible.

Prepara el remedio según una de las recetas:

  • Disuelve ½ cucharadita de sal en 1 cucharada de agua.
  • Vierte 1 cucharada de zumo de limón sobre 1 cucharada de agua hirviendo. Añade 1 cucharadita de miel. Cuando la mezcla se haya enfriado a temperatura ambiente, haz gárgaras con la garganta.

Toma una ducha de Steam

Este es un remedio casero de acción rápida para el resfriado común. El procedimiento se asemeja a una sauna. Una persona está en una cabina de ducha cerrada. Un aparato especial alimenta el Steam con alta humedad en su interior. El método calienta, humedece las fosas nasales y relaja el cuerpo. Si te sientes mareado, pon una silla dentro de la cabina y siéntate. Después de la ducha ve directamente a la cama. No salgas a la calle, porque si no te pondrás más enfermo.

Vacía tu cavidad nasal con cuidado

Suénate a menudo, con regularidad. Vacía suavemente la cavidad nasal. Presiona el dedo en una fosa nasal y empieza a soplar suavemente para limpiar la otra fosa. Un soplado incorrecto tapona los oídos y lesiona la mucosa. Los virus y las bacterias pueden entrar en las heridas.

Humedece el aire.

Para aliviar rápidamente los síntomas de un resfriado, procura mantener la habitación óptimamente humedecida. Las cifras recomendadas son del 50-70%. Un entorno seco y cálido aumenta el riesgo de complicaciones e impide que el sistema inmunitario luche contra la infección. Si las cifras son más altas o más bajas de lo normal, utiliza un humidificador. Cambia el líquido del aparato a diario y límpialo según las instrucciones del fabricante.

Toma bebidas calientes

El té de hierbas caliente, la leche y el caldo evitarán la deshidratación y reducirán la irritación de las mucosas nasales y de la garganta. Las vitaminas, los minerales y otras sustancias útiles que contienen las bebidas acelerarán la recuperación. Importante: la leche no debe tomarse si hay fiebre muy alta.

Alivia la inflamación de los senos nasales

Las pomadas a base de menta, eucalipto y alcanfor contienen ingredientes que reducen el dolor y la inflamación. No apliques la crema en la mucosa, sino cerca de las fosas nasales. Una pequeña gota de pomada bajo la nariz abrirá las vías respiratorias, calmará la piel enrojecida y reducirá la irritación.

Si no tienes a mano gotas vasoconstrictoras para la nariz, las compresas calientes o frías pueden ayudar a reducir la hinchazón. Para ello, empapa un paño en agua caliente y colócalo sobre la nariz durante un par de segundos. También puedes utilizar cubitos de hielo o ponerte verduras congeladas en las fosas nasales.

Tomar remedios de farmacia sin receta médica

Los antihistamínicos y los medicamentos antivirales reducen los síntomas de una infección respiratoria aguda. Los antibióticos son ineficaces, ya que están desarrollados contra las bacterias. Deben tomarse si hay riesgo de complicaciones.

No te pases con los medicamentos de venta libre. Si tomas más de un medicamento, asegúrate de que son compatibles. El uso excesivo o incorrecto de los medicamentos puede provocar efectos secundarios e incluso la muerte. Los niños de 5 años o más pueden tomar medicamentos sin receta. Si tu hijo es más pequeño, habla con tu médico antes de darle el medicamento.

Duerme con la cabeza elevada

Coloca una o dos almohadas bajo tu cabeza. Esto reducirá la presión sobre la nariz y facilitará la respiración. Si te resulta incómodo tumbarte sobre almohadas demasiado altas, crea una transición suave. Coloca los productos con un ligero desplazamiento entre ellos.

Come bien.

El tratamiento casero de los resfriados, la gripe y el dolor de garganta será más eficaz si sigues una dieta. Los alimentos deben ser ricos en vitaminas, minerales y fáciles de digerir.

Alimentos recomendados para las infecciones respiratorias agudas:

  • Plátanos, arroz. Reduce el malestar estomacal, ayuda a sobrellevar la diarrea.
  • Verduras, frutas y hierbas ricas en vitamina C (cítricos, tomates, escaramujos, pimientos dulces). Estimular la inmunidad, acelerar la recuperación.
  • Arándanos. Reduce la fiebre, detiene la diarrea, alivia el dolor.
  • Zanahorias. Contiene betacaroteno, que es un antioxidante natural. Neutraliza los radicales libres y ayuda a eliminar las toxinas.
  • Cranberry. Impide que las bacterias se «peguen» a las células de la vejiga, evitando así la infección.
  • Guindilla. Ayuda a dilatar los senos paranasales y a licuar la mucosidad de los pulmones.
  • Mostaza, rábano picante. Licuar el esputo dentro de las vías respiratorias.
  • La Cebolla. Contiene sustancias que ayudan al cuerpo a deshacerse de la bronquitis y otras infecciones.
  • Té negro, té verde. Contiene catequina, que tiene propiedades antioxidantes.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc
VidaParalela
Tarabu
Nosbi