Tipos de personalidad, sus descripciones y características

Tipos de personalidad, sus descripciones y características.

La forma en que una persona se comporta en diferentes situaciones no depende sólo de su educación o carácter. La mayoría de las veces viene determinada por el temperamento. Las palabras «sanguíneo» o «melancólico» son familiares para mucha gente, pero no todo el mundo entiende lo que hay detrás de ellas, cuáles son sus diferencias y cómo afectan a la personalidad.

¿Qué significa el tipo de temperamento?

El temperamento es un conjunto de cualidades mentales inherentes a la naturaleza de una persona. Tipo de personalidad, que está determinada por la química del cerebro, el sistema nervioso central. No puedes cambiar el temperamento, pero puedes desarrollar algunas cualidades, ocultar otras. Los rasgos innatos se manifestarán cuando una persona no tenga control sobre su comportamiento. Originalmente, en la medicina greco-árabe se distinguían los tipos de personalidad del temperamento. Este conocimiento se utilizaba para tratar las enfermedades.

Hipócrates fue el primero en hablar de tipos de temperamento. Propuso una clasificación según los fluidos corporales que componen el cuerpo humano. Son la sangre, la flema (linfa), la bilis amarilla y la negra. Así surgieron los cuatro tipos de temperamento. Otros científicos relacionaron las cualidades personales de una persona con su constitución (estructura corporal).

¿Qué determina

En la psicología moderna, los tipos de temperamento se identifican en función de la velocidad de excitación e inhibición de los procesos nerviosos. Los especialistas tienen en cuenta la rapidez de la respuesta a un estímulo (reactividad), con cuánta fuerza aparece. También juegan un papel la actividad o la pasividad del comportamiento en esta situación, la capacidad de adaptación a las nuevas condiciones y la velocidad de adaptación, el nivel de excitabilidad de las emociones, el ritmo de las reacciones.

Según Hipócrates y Gallen

Los antiguos científicos asociaban el temperamento con el estado del cuerpo más que con las características del sistema nervioso. Hipócrates sostenía que las reacciones estaban determinadas por la proporción de los jugos del cuerpo. La teoría fue desarrollada y complementada por su alumno, Claudius Gallen. Explicó el temperamento como rasgos del comportamiento que están asociados a los procesos metabólicos del cuerpo. La sangre se calienta, la linfa se enfría y la bilis se seca (amarilla) o aumenta la humedad (negra).

El papel de los jugos corporales en el comportamiento de la personalidad:

  • Linfa (flema) – Una persona tranquila y equilibrada.
  • Bilis amarilla (cólera) – Acciones intempestivas, comportamiento impulsivo.
  • Sangre (sanguis) – Activo, ágil.
  • Bilis negra (melana chole) – Una naturaleza triste y reflexiva que es propensa al autodesprecio.

Por Ivan Pavlov

El científico ruso dividió el temperamento en tipos según las propiedades del sistema nervioso. Tomó como base 3 componentes. La «fuerza» mide la rapidez con la que una persona se recupera del trabajo, cuánto conserva su capacidad de trabajo. El «Equilibrio» mide hasta qué punto mantiene la calma en condiciones de estrés, ya que suprime los deseos espontáneos. El componente de «movilidad» fue asociado por Pavlov con las reacciones a las situaciones y la capacidad de adquirir nuevas habilidades.

Así surgieron los cuatro temperamentos humanos:

  • Alive. Fuerte, ágil pero con aplomo.
  • Tranquilo. Estable, inerte (lento), responde adecuadamente al estrés.
  • Desenfrenado. Actúa impulsivamente, reacciona y aprende rápidamente. Su capacidad de trabajo es alta.
  • Débil. Sistema nervioso muy sensible, estable. La fuerza y la movilidad son bajas.

Según Hans Eisenk

El científico británico creó la tipología más popular, que se convirtió en la base de los tests psicológicos de temperamento. Eysenck se basó en la estabilidad emocional del individuo, en los procesos de excitación e inhibición del sistema nervioso. Revisó la teoría de Jung sobre los introvertidos y los extrovertidos y la completó con el concepto de neuroticismo. Se trata de una impresionabilidad excesiva, inestabilidad emocional, fluctuaciones bruscas del estado de ánimo y cambios rápidos de intereses.

Explicación de los 2 tipos de personalidad según Eysenck:

  • Extrovertido. Impulsivo, extrovertido, optimista, tiene poco control sobre los sentimientos y las emociones.
  • Introvertido. Tranquilo y tímido, le gusta el orden incluso en los pensamientos, los planes claros.

Clasificación del temperamento de Eysenck:

  • Extrovertido emocionalmente estable (sanguíneo).
  • Introvertido con neuroticismo (colérico).
  • Un introvertido emocional persistente (flemático).
  • Extrovertido con neuroticismo (melancólico).

Cómo se ve afectado el carácter

El temperamento no cambia a lo largo de la vida, sino que ya es visible en los primeros días de vida del niño. El temperamento (disposición) se forma permanentemente en la adolescencia y puede cambiarse. Está influida por factores externos: la educación, la crianza, la sociedad, la experiencia vital. El carácter no depende del temperamento, pero puede manifestarse de forma diferente, según su tipo. Así, el colérico trabajador y el melancólico no se verán igual.

Puntos importantes sobre la relación entre los 2 conceptos:

  • El temperamento afecta a la forma en que se manifiestan los rasgos de carácter. El trabajo duro de una persona colérica se traducirá en una actitud fanática. Debido a su naturaleza desequilibrada, abandonará lo que ha empezado varias veces por irritación y luego continuará con la inspiración de nuevo.
  • Los rasgos de carácter pueden superar las propiedades del temperamento en determinadas situaciones. Un colérico trabajador y fuertemente motivado seguirá viendo las cosas con buenos ojos, aunque con su sistema nervioso esto es difícil.

Tipos de temperamento humano

Ninguno de los 4 tipos se presenta en forma pura. El temperamento de cada persona es mixto, con predominio de 1-2 tipos. Aparte de éstas, existen otras teorías de la personalidad en la psicología moderna, pero los tipos representados en ellas pueden correlacionarse fácilmente con los nombrados por Hipócrates.

Sanguina

La gente es muy viva, con marcadas cualidades artísticas y de liderazgo. Dirigen a la multitud, ajustan las circunstancias, cambian el entorno. Los Sanguíneos soportan cualquier actividad, son ágiles, juguetones, amantes de la diversión. Son extrovertidos optimistas, llenos de entusiasmo. Después de conocer a esta persona es fácil pensar que sois amigos desde hace tiempo. Está abierto al mundo, se lleva bien con los demás y confía en ellos.

Los Sanguinis son muy habladores y pueden exagerar los acontecimientos en la conversación, olvidando pequeños detalles que les parecen insignificantes. Lo que les importa es la emoción y la escala de la acción, no los números secos. Sólo prestan atención a lo que les interesa. Debido a su emoción y pasión las personas sanguíneas pueden ser impuntuales, olvidar cosas, citas. Les resulta muy difícil controlar sus pensamientos y sentimientos.

Flemático

Se caracteriza por la calma absoluta, el control de la mente. Afronta fácilmente las situaciones de estrés, mantiene la cabeza sobria en todas las circunstancias. Los flemáticos se desenvuelven bien en equipo y con los casos que no requieren una aplicación urgente. Si es posible, los aplazará durante mucho tiempo. Obligarse a acelerar, adaptarse a las nuevas condiciones es difícil. No podrá tomar decisiones rápidas.

Persona flemática con la que es fácil llevarse bien, si no intentas cambiar su forma de actuar y de pensar. Está abierto a los demás, pero no se apega demasiado. El centro del mundo: la familia y los viejos amigos. Para este último flemático muy leal, perdona mucho los insultos. Tiene dificultades para romper viejas relaciones. La paciencia, el silencio, es una de las principales características de esta naturaleza.

Colérico

Son personas brillantes que trabajan para obtener resultados y se agotan rápidamente. Están dispuestos a luchar contra los obstáculos, a enfrentarse a los que les rodean. Su independencia y confianza en sí mismos son difíciles de reprimir. Aunque se equivoquen, sigan haciendo lo que se proponen. Las personas coléricas son rápidas para tomar decisiones y están dispuestas a hacerlo incluso por los demás. Se arriesgan fácilmente si el objetivo en su mente se justifica. El fracaso les provoca irritación e incluso agresividad, que se calma rápidamente.

Los individuos con este temperamento y el temperamento explosivo tienen dificultades en las relaciones. Los coléricos se apegan raramente, tienen poca empatía o compasión por los demás. Tienen una gran visión empresarial y un enfoque práctico de todo. Los coléricos casi nunca se comprometen y prefieren dar una respuesta inequívoca inmediatamente.

Melancólico

Naturalezas ligeras, impresionables y refinadas. Estas personas experimentan el fracaso de forma dolorosa y durante mucho tiempo. Suelen ser ansiosos y retraídos. Su sistema nervioso es inestable y vulnerable, por lo que las situaciones de estrés les llevan a la depresión. Estas personas quieren hacerlo todo bien, seguir el plan con claridad, observar los más mínimos detalles. Son buenos analistas. En cualquier caso, es importante que dispongan de mucho tiempo para pensar detenidamente en un problema.

Estas personas no están dispuestas a asumir riesgos. Se toman mucho tiempo para reunir hechos y datos, y comprueban todo lo nuevo varias veces. Antes de escudriñar a una persona o un acontecimiento, tendrán una actitud negativa hacia ellos. Una ventaja de los melancólicos es su organización, su capacidad de aprendizaje. Son buenos gestionando procesos, llegando al fondo de las cosas. La vida ideal para ellos es estable y tradicional.

Comparación de temperamentos

La conexión entre las propiedades del sistema nervioso y la constitución es cuestionada por muchos especialistas. El resto de los criterios de comparación (salud, predilecciones, etc.) dependen directamente de él. Por eso es importante conocer los pros y los contras de tu tipo de cuerpo. Es útil para construir una relación armoniosa. La máxima compatibilidad se da en parejas en las que los miembros son diametralmente opuestos, y la amistad más fuerte, en personas con el mismo temperamento.

Físico

  • Colérico. Torso y extremidades alargados, alto, pecho plano. La frente es amplia, el mentón afilado y los pómulos pronunciados.
  • Sanguina. Cuerpo redondeado, todas las extremidades cortas, no más altas que la media. Los rasgos faciales son suaves.
  • Flemático. Masivo y fornido, con pecho ancho y cuello corto. Cara a menudo cuadrada o rectangular, nariz con la punta caída.
  • Melancólico. Delgado, con músculos poco desarrollados, huesos finos, cuello largo. Los rasgos faciales son gráciles, la parte superior es ancha y la frente alta.

Salud

  • Colérico. Las enfermedades de la vesícula biliar y del hígado aparecen debido a la excitabilidad y el desequilibrio graves. La frecuencia del pulso está entre 75-85 lpm.
  • Sanguina. Las personas con este carácter inquieto suelen tener problemas con el corazón y los vasos sanguíneos. Su ritmo cardíaco se mantiene entre 65-75 lpm.
  • Flemático. Pueden producirse enfermedades estomacales o intestinales debido a la lentitud de los procesos internos, a la falta de movilidad. La frecuencia del pulso es inferior a 65 lpm.
  • Melancólico. El sistema nervioso es muy sensible, por lo que sufre a menudo. Puede causar problemas en todos los órganos internos. La frecuencia del pulso es superior a 85 lpm.

Relaciones

  • Colérico. Se encariña rápidamente con la gente, no se toma a mal la despedida.
  • Sanguina. Las relaciones son fáciles, pero por razones prácticas, para no involucrarse profundamente en ellas, rompe rápidamente las cosas.
  • Flemático. Se abre a todos, pero no al máximo. Hay pocas personas cercanas a él, y está dispuesto a mantener el contacto con ellas hasta el último momento.
  • Melancólico. Es lento para acercarse a los demás, le cuesta confiar y abrirse. Una ruptura es muy dolorosa para él.

Carreras y trabajo

  • Colérico. Llega fácilmente a los altos cargos de una gran empresa. Las mejores profesiones son aquellas en las que se puede descargar el exceso de energía. Se recomienda intentar ser periodista, reportero, diplomático, artista, director. El liderazgo y la promoción profesional son una prioridad.
  • Sanguina. Una persona calculadora que no tolera las actividades monótonas, se siente bien en una función de supervisión. Está preparado para ser profesor, gerente, director de departamento, organizador de eventos. El valor principal es el dinero.
  • Flemático. Su prioridad es la estabilidad. Dispuesto a realizar un trabajo monótono, sin prisas ni aspavientos, a analizar la situación, a sopesar las decisiones. Estas personas son un médico de cabecera, un contable, un investigador.
  • Melancólico. Esta persona no luchará por un cargo, ni será apta para profesiones con gran responsabilidad sobre la vida y la salud de los demás. No podrá comunicarse con la gente todo el tiempo. Los melancólicos eligen profesiones creativas: artista, músico, escritor. También son buenos para comunicarse con los animales, por lo que se convierten en veterinarios.

Respuesta al estrés

  • Colérico. Al principio aparecen el enfado y la irritación, pero se calman rápidamente. Las emociones se expresan abiertamente, pero una vez que se han calmado, comienzan a resolver el problema.
  • Sanguina. Ignorará una situación desagradable o tratará de ver el lado positivo. Si falla, recurrirá a la ayuda externa o cambiará de actividad.
  • Flemático. La primera etapa es un largo análisis de las causas del problema, seguido de una lenta acción para resolverlo.
  • Melancólico. El pánico, el miedo es la primera reacción. Se dedica mucha energía a preocuparse. La persona es incapaz de resolver la situación por sí misma y pide ayuda.

Autorrealización

  • Colérico. Quiere reconocimiento, popularidad, poder sobre la gente. El colérico lo demolerá todo en el camino hacia su objetivo.
  • Sanguina. La admiración y el amor son prioritarios, pero es más probable que los obstáculos sean sorteados que eliminados por una persona así.
  • Flemático. No avanza activamente, pero si algo interfiere en una vida comedida, lo elimina.
  • Melancólico. El reconocimiento y el apoyo sólo son necesarios para reforzar la baja autoestima. Este tipo de personalidad rara vez tiene la fuerza emocional necesaria para alcanzar un objetivo.

Aficiones y hobbies

  • Colérico. Actividades en las que puedes liberar energía: deportes, paracaidismo, búsquedas, competiciones.
  • Sanguina. Las aficiones están relacionadas con la socialización, las nuevas experiencias: el teatro y el cine, los viajes, el canto, la KVN.
  • Flemático. Tareas cognitivas: rompecabezas, lectura, ciencia, arquitectura, botánica.
  • Melancólico. Actividades tranquilas y reflexivas: misticismo, misterio, filosofía, meditación. Artes aplicadas: dibujo, escultura, cerámica.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos: