Síntomas y diagnóstico de la resistencia a la insulina

Síntomas y diagnóstico de la resistencia a la insulina.

La resistencia a la insulina o la insulinorresistencia es un fenómeno en el que las células del cuerpo son incapaces de captar la hormona insulina. Esta patología suele provocar otras anomalías graves, como la diabetes mellitus. Es importante saber qué es la resistencia a la insulina, los síntomas de este trastorno y cómo corregirlo, para evitar que tu salud se deteriore. Si se interviene a tiempo, pueden evitarse consecuencias graves.

Qué es la resistencia a la insulina

La insulina es importante para el organismo. Permite a las células asimilar la glucosa, como combustible para mantener la energía o para almacenar grasa. La glucosa empezará a acumularse en la sangre, lo que provocará un aumento de la misma. Cuando el cuerpo deja de reconocer la insulina con normalidad, intenta arreglárselas por sí mismo produciéndola en exceso. Las personas con resistencia a la insulina producen mucha más insulina que las personas sanas. El proceso se llama hiperinsulinemia.

Causas

  • El sobrepeso, la obesidad.
  • Comidas altas en calorías con mucho azúcar y carbohidratos.
  • Estilo de vida sedentario, baja actividad física.
  • Tomar esteroides durante un periodo de tiempo prolongado.
  • El estrés crónico.
  • Enfermedad de Icenko-Cushing, enfermedad de los ovarios poliquísticos.

Síntomas

Si se desarrolla una condición prediabética, es importante que hables con tu médico. Establecerá un control de la glucemia. Esta es la forma más fácil de determinar el inicio de la diabetes.

Los signos de resistencia a la insulina en las mujeres incluyen:

  • Aumento de la sed.
  • Sensación de hambre incluso inmediatamente después de una comida.
  • Aumento de la frecuencia de la micción.
  • Hormigueo en la zona de la mano o del pie.
  • Una sensación de mayor fatiga.
  • Exposición frecuente a infecciones.
  • Problemas circulatorios.

Métodos de diagnóstico

Aunque no haya síntomas evidentes, tu médico establecerá la prediabetes o la resistencia a la insulina mediante análisis de sangre de laboratorio.

A1C – prueba de hemoglobina glicosilada

La primera forma de diagnosticar un estado prediabético es la prueba A1C. Mide el nivel medio de azúcar en sangre y lo compara con las lecturas anteriores.

  • Índice inferior a 5,7. se considera un índice normal.
  • Índice entre 5,7 y 6,4 indica una condición prediabética.
  • Índice superior a 6,5 se considera un marcador de diabetes.

El médico puede pedirte que repitas la prueba al cabo de un tiempo. Dependiendo del laboratorio donde se haya realizado la prueba, los valores a veces varían. El margen de error es de 0,1 o 0,2%.

Prueba de glucosa

La prueba de glucosa en sangre muestra el nivel de azúcar en ayunas. No debes comer ni beber durante al menos ocho horas antes de la prueba. Una lectura elevada es motivo para repetir el análisis de sangre al cabo de unos días para confirmar su validez. Si ambas pruebas muestran niveles elevados de glucosa en sangre, tu médico diagnosticará prediabetes o diabetes. El margen de error en diferentes laboratorios es de hasta 3 mg/dl.

  • Una lectura de glucosa inferior a 5,5 mmol/l se considera normal (en personas de más de 60 años: 6,38).
  • Niveles entre 5,56 y 6,9 mmol/l indica prediabetes.
  • Una lectura superior a 6,9 mmol/l se considera diabético.

Prueba de tolerancia a la glucosa

Otra forma de diagnosticar la diabetes es realizar una prueba de tolerancia a la glucosa. En el primer paso, se toma una prueba de glucosa en sangre normal. A continuación, el paciente toma una solución concentrada de glucosa y la prueba se repite al cabo de dos horas.

  • Niveles de azúcar en la medición repetida por debajo de 7,8 mmol/l se considera normal.
  • 7,8 a 11,1 mmol/l – condición de pre-diabético.
  • Superar un valor de 11,1 mmol/les la diabetes.

Cuándo debes hacerte la prueba

A partir de los 40 años, debes hacerte pruebas de los niveles de colesterol y otros marcadores de salud. A una edad más temprana, tu médico puede prescribirte pruebas si:

  • llevas un estilo de vida sedentario;
  • tener el colesterol saludable bajo;
  • había antecedentes familiares de diabetes mellitus;
  • tienes la presión arterial alta;
  • observar signos de resistencia a la insulina;
  • te han diagnosticado diabetes gestacional;
  • has tenido un ataque.

Cualquier signo de elevación de la insulina en las mujeres y en los hombres es un motivo serio para pensar en tu salud y acudir al médico. La dilación empeorará la situación y complicará el tratamiento. Las medidas preventivas incluyen el ejercicio cinco veces a la semana durante media hora, una dieta equilibrada y medidas para perder peso.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos: