Síntomas de la patología del dolor de espalda severo

Síntomas de la patología del dolor de espalda severo.

El dolor de espalda no siempre indica un trastorno grave. Se produce por la fatiga, el sobreesfuerzo durante el ejercicio, el transporte de cosas pesadas. A veces el dolor de espalda intenso esconde una afección grave de la columna vertebral. Si esto ocurre, debes acudir a un médico inmediatamente. ¿Cuándo es peligroso ignorar el dolor?

1. Después de una caída

Si el dolor se produce después de una caída y tienes más de 50 años, tienes que consultar a un médico, aunque la lesión parezca menor. En la vejez, una caída, incluso de unos pocos escalones, puede causar una fractura o fisura ósea. Hay que hacer una radiografía. Si no hay ninguna lesión grave, el médico te recetará analgésicos y fisioterapia.

2. La fiebre persiste

Si la temperatura corporal se eleva y va acompañada de dolor lumbar, puede ser un signo de una infección grave. En este caso, se prescriben antibióticos. Tu médico te aconsejará que descanses más y que vuelvas a tus actividades cotidianas cuando te sientas mejor.

3. Sensación de adormecimiento u hormigueo

Si sientes hormigueo y pérdida de sensibilidad en la espalda, esto es grave. El síntoma significa que un nervio se ha dañado o pinchado. Si no se trata, hay riesgo de discapacidad. Un médico examinará y prescribirá exploraciones de la columna vertebral. El tratamiento depende del diagnóstico final.

¿Qué es una fractura por compresión de la columna vertebral?

Las causas del dolor lumbar en las mujeres pueden estar asociadas a una fractura por compresión. Es típico en personas que sufren osteoporosis, una enfermedad que debilita lentamente el tejido óseo y lo hace susceptible de sufrir fracturas. Cada año se diagnostican 750.000 personas con una fractura por compresión. Se produce con mayor frecuencia en las mujeres posmenopáusicas. El riesgo aumenta con la edad: las mujeres de 80 años o más la padecen con más frecuencia.

El traumatismo se produce cuando se compromete la integridad de una o varias vértebras. Provoca dolor intenso, deformación de los tejidos y disminución de la estatura. Una fractura de este tipo suele verse en la parte media de la columna vertebral. Lo más frecuente es que no esté causado por una lesión o una caída. Puede desencadenarse por la más mínima acción, como estornudar.

El primer signo de una fractura es la reducción de la altura. La gente que te rodea empieza a parecer más alta, la ropa ya no te queda bien, te resulta más difícil llegar a los estantes superiores… todos estos son síntomas preocupantes de que la columna vertebral puede estar rota.

Qué ocurre si no se trata

Este tipo de fractura es muy dolorosa. Las personas que se han fracturado la columna vertebral de este modo tienen cinco veces más probabilidades de volver a lesionarse. El riesgo de muerte aumenta un 50% en las personas que han sufrido una fractura por compresión.

Cada vértebra fracturada aumenta la carga sobre las demás, incrementando su riesgo de lesión: la carga ya no se distribuye uniformemente por la columna vertebral. El dolor se siente en la espalda y el pecho, ya que los músculos tienen que esforzarse más para mantener la postura. Caminar se vuelve más difícil. Pueden aparecer problemas digestivos, dificultades respiratorias y problemas neurológicos. Si la lesión no se trata, existe el riesgo de discapacidad.

Complicaciones

La razón por la que duele la espalda tras una fractura por compresión son las complicaciones causadas por un tratamiento inoportuno o la falta de terapia. El dolor de espalda, sobre todo en las personas mayores, es un motivo de preocupación. Así que no hay que retrasar la visita al médico.

Inestabilidad segmentaria de la columna vertebral

La inestabilidad segmentaria es una consecuencia frecuente de una fractura por compresión. Todas las vértebras están conectadas en un único sistema. La alteración de uno de ellos socava todo el sistema: se produce dolor y es más difícil hacer frente a las actividades diarias. La inestabilidad segmentaria provoca una rápida destrucción de la columna vertebral.

Cifosis

En la cifosis, las vértebras se hunden y se aprietan por falta de espacio. El signo es que la espalda está redondeada, los omóplatos y los hombros están caídos y el abdomen sobresale.

Complicaciones neurológicas

Cuando se produce una fractura por compresión, la médula espinal presiona contra la médula espinal, dañando las terminaciones nerviosas. La distancia normal entre la médula espinal y la columna vertebral se reduce si los restos vertebrales se encajan en el canal espinal.

El estrechamiento del canal debido a una fractura crea más problemas: se pellizca un nervio. La falta de espacio también impide la circulación normal de sangre y oxígeno a la médula espinal y a la columna vertebral. Esto provoca entumecimiento y dolor. Las terminaciones nerviosas pierden movilidad cuando se estrecha el espacio que las rodea. La inflamación se desarrolla debido a esto.

¿Encuentras un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc
VidaParalela
Tarabu
Nosbi