Síntomas de enfermedad hepática

Síntomas de enfermedad hepática.

El estado de salud depende de todos los órganos. Cumplen funciones importantes y los trastornos de cualquiera de ellas afectan a tu bienestar. El hígado se considera uno de los órganos más grandes. Su tarea es limpiar la sangre de las sustancias tóxicas de los alimentos y del medio ambiente. Los problemas con el hígado se indican mediante una serie de signos a los que hay que reaccionar lo antes posible.

Aumento o pérdida repentina de peso

El deterioro de la función hepática suele estar causado por la cirrosis. Se trata de una enfermedad de inicio lento que provoca cambios irreversibles en el órgano. La cirrosis suele estar causada por la hepatosis grasa, una acumulación de lípidos en las células. Esto ocurre como consecuencia de la comida rápida y la comida basura. El órgano deja de hacer su trabajo y los nutrientes de los alimentos no se absorben, sino que se depositan en los depósitos de grasa.

El mal funcionamiento del hígado no siempre se manifiesta sólo en el aumento de peso. La pérdida de peso desmesurada también puede ser un síntoma del problema. La pérdida rápida de peso suele producirse con la hepatitis C. Es una enfermedad vírica que provoca la inflamación del hígado. Puede no mostrar ningún otro síntoma. La única forma de detectarlo es mediante un análisis de sangre.

Ictericia

Los signos más conocidos del mal funcionamiento del hígado son los cambios en el color de la piel y las escleróticas de los ojos. Esta enfermedad se desarrolla debido a un aumento de la bilirrubina en la sangre. Es el pigmento venenoso del hígado, que empieza a segregar intensamente en algunas enfermedades. La ictericia es uno de los primeros síntomas de la cirrosis y la hepatitis. Hay otros síntomas acompañantes. Si se produce incluso uno de estos signos, debes consultar a tu médico.

Signos peligrosos de enfermedad hepática:

  • Lengua rosa brillante;
  • cal blanca;
  • falta de apetito;
  • El hígado está agrandado;
  • náuseas;
  • vómitos;
  • barriga grande.

Enrojecimiento de las palmas de las manos

La bilirrubina elevada no sólo se manifiesta como una coloración amarilla de la piel. Puede provocar el enrojecimiento de las yemas de los dedos, las palmas y las manos. Este signo indica una degeneración grasa del hígado. Se produce más a menudo como consecuencia del abuso del alcohol, pero también puede desarrollarse en una persona no bebedora. Los principales síntomas de la enfermedad del hígado graso no alcohólico son la fatiga crónica, el dolor abdominal y la aparición de una red vascular en la piel.

Picor en la piel

Algunas enfermedades hepáticas son asintomáticas. Esto incluye la colangitis. Es una inflamación infecciosa de los conductos biliares. La colangitis es casi invisible en sus primeras fases, con el peligro de una destrucción irreversible de los conductos. Uno de sus primeros signos es el fuerte picor de la piel. Este síntoma también se da en otras enfermedades hepáticas. La piel puede picar simplemente debido a la sequedad, pero si el picor persiste, acude a tu médico.

Disminución del intelecto

El estado del hígado no sólo afecta a la salud física. La alteración del órgano provoca daños tóxicos en el sistema nervioso central. Se llama encefalopatía hepática y es una de las complicaciones más graves. La enfermedad se manifiesta con problemas de memoria, cambios de personalidad y depresión. El pronóstico depende de la causa y de la rapidez del tratamiento. Los síntomas de la encefalopatía hepática difieren de los de otras enfermedades.

Señales:

  • Somnolencia diurna;
  • retraso;
  • La quietud de la mirada;
  • insomnio nocturno;
  • apatía;
  • distracción;
  • discurso monótono;
  • dulce aliento.

Moretones en el cuerpo

La formación de hematomas se debe a la rotura de los capilares. Cuando esto ocurre, la sangre penetra en el tejido subcutáneo y permanece allí hasta que los glóbulos blancos destruyen esta acumulación. La aparición de hematomas por el impacto es normal. Si se forman incluso al tocar ligeramente la piel, debes acudir al médico. Los hematomas frecuentes y gratuitos indican una mala coagulación de la sangre, lo que suele ocurrir con la disfunción hepática.

Hinchazón de las piernas

La hinchazón de pies y tobillos se considera un síntoma peligroso de problemas hepáticos. Esto se debe a anomalías funcionales del órgano. Provocan un metabolismo más lento y cambios en la composición de la sangre. El resultado de estos procesos es la acumulación de líquido en las extremidades. El peligro de esta enfermedad radica en el riesgo de que se produzcan alteraciones en la circulación de las piernas y deformidades en los pies.

Dolor inusual

La colangitis gálica no sólo se manifiesta con picores en la piel. La forma aguda de la enfermedad tiene síntomas más pronunciados. Entre ellos se encuentra el dolor en el lado derecho de las costillas. Se caracteriza por extenderse a otras partes del cuerpo, músculos o articulaciones. Se irradia hacia los hombros, los omóplatos, los brazos e incluso la parte baja de la espalda. Si no hay condiciones previas para el dolor, haz un análisis de sangre para comprobar la función hepática.

Orina oscura.

El análisis de los residuos biológicos puede decir mucho sobre la salud de una persona. Un cambio en el color de la orina suele advertir de problemas en el hígado y los riñones. El oscurecimiento de la orina no siempre significa que haya un problema grave. Puede ocurrir cuando una persona se deshidrata o cuando come ciertos alimentos. Si la orina es de color marrón oscuro y permanece oscura durante varios días, es un indicio de problemas en el hígado o la vesícula biliar.

Insomnio

Muchas enfermedades provocan un aumento de la ansiedad, de la excitabilidad nerviosa. Esto conduce a un sueño perturbado. La inflamación del hígado también está en la lista de culpables de esta enfermedad. Si tienes problemas para conciliar el sueño y tienes otros síntomas de enfermedad hepática, acude a un gastroenterólogo. Sólo los análisis de sangre y un diagnóstico completo del órgano pueden revelar las anomalías. Cuanto antes se inicie el tratamiento, mayores serán las posibilidades de evitar complicaciones.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos: