Signos de inmunidad débil

Signos de inmunidad débil.

La defensa del organismo consiste en que los anticuerpos, los linfocitos y otros agentes luchan contra los gérmenes que lo atacan. Todos estos componentes conforman el sistema inmunitario humano, que tiene que trabajar constantemente. Muchos factores pueden debilitarla. Si esto ocurre, el cuerpo está en riesgo, alertándolo con síntomas específicos.

Cómo funciona el sistema inmunitario

El ambiente interno del cuerpo humano debe permanecer constante. Para ello, es importante que sea inmune a infecciones, virus y otros agentes extraños. Esta condición garantiza un sistema inmunitario sano. Su función es neutralizar los microorganismos. El sistema de defensa está formado por órganos que producen células inmunocompetentes (macrófagos, linfocitos y otros).

El principio de funcionamiento es reconocer y destruir los microbios peligrosos. El primer paso implica a los ayudantes T. Detectan el problema y transmiten información al respecto a los linfocitos B y a los macrófagos. Los primeros producen anticuerpos que se unen a las partículas del microorganismo dañino y lo inmovilizan. Luego se les unen los macrófagos que engullen al enemigo. Después, lo que queda se elimina con la linfa.

Síntomas de baja inmunidad

Pueden producirse problemas en el sistema de defensa del organismo. Se dividen en dos tipos. El primero es el desencadenamiento de procesos autoinmunes en los que las células propias son percibidas como extrañas y atacadas. El segundo tipo de problemas está relacionado con el debilitamiento de las defensas. Se manifiesta como una ausencia o reducción de la respuesta a la invasión de agentes extranjeros por diversas razones. El cuerpo señala la situación mediante señales especiales. Para reconstruir el sistema inmunitario, hay que eliminar todos los factores negativos.

Estrés

Un signo común de un sistema inmunitario debilitado es el desequilibrio emocional. La exposición prolongada a factores estresantes (por ejemplo, el ajetreo en el trabajo, los conflictos en casa) provoca una disminución de las defensas del organismo contra los agentes extraños. Esto se debe a una disminución del número de linfocitos en condiciones de estrés crónico. Cuanto más tiempo se prolongue el estrés, mayor será el riesgo de reducir la inmunidad.

Resfriados frecuentes.

El síntoma más evidente de una mala protección corporal es la exposición a enfermedades infecciosas y víricas. Tener un resfriado o una gripe 2-3 veces al año durante el período de otoño-invierno es la norma. Una persona con buena inmunidad se recupera en 7 o 10 días. Es el tiempo que tardan en producirse los anticuerpos y en destruirse los gérmenes nocivos.

Pero si un resfriado se limita a la cama durante semanas o se produce más de cuatro veces al año, es señal de un problema. Un sistema inmunitario debilitado provoca resfriados frecuentes e inflamación de las mucosas de la nariz y la garganta (sinusitis, faringitis, laringitis). Una persona con un resfriado común tendrá que tomar antibióticos u otros medicamentos potentes para tratar el resfriado común.

Problemas intestinales

El tracto digestivo contiene bacterias beneficiosas que ayudan al sistema inmunitario. Protegen el intestino de las infecciones, y la mayoría de ellos tienen un efecto sobre el cerebro. No lo hacen directamente, sino a través de los impulsos nerviosos, ya que producen sustancias especiales que tienen propiedades similares a las de los neurotransmisores. Las células inmunitarias se enteran de las amenazas de invasión de las bacterias.

Cuando hay un desequilibrio en el intestino, la conexión entre la microflora y el sistema de defensa del organismo se debilita. Las células inmunitarias ya no reciben información oportuna sobre la invasión de virus e infecciones y no responden a ellos. Los problemas gastrointestinales pueden ser señales de un debilitamiento de las defensas del organismo. Si la diarrea, el estreñimiento, las náuseas o los vómitos son frecuentes, refuerza un sistema inmunitario debilitado.

Regeneración lenta

El proceso de curación de las heridas forma parte del trabajo del sistema inmunitario celular. Interviene en el rechazo de los tejidos, lo que impide la entrada de agentes nocivos a través de la piel. Cuando se producen lesiones (arañazos, cortes, quemaduras), el cuerpo envía células inmunocompetentes para ayudar a restaurar la integridad. La sangre con los nutrientes necesarios para la curación comienza a fluir activamente hacia la herida. Todo este proceso depende del sistema inmunitario.

Con un número reducido de linfocitos, la reparación de los tejidos se retrasa mucho. Los daños en la piel no se curan durante mucho tiempo. Hay muchas razones para esta condición. Los factores más comunes son la edad, la mala ecología y los malos hábitos. La probabilidad de relacionar la curación lenta con la baja inmunidad aumenta por otros signos de la misma.

Infecciones frecuentes

Un cuerpo debilitado es muy susceptible a todo tipo de agentes patógenos. Una persona con inmunodeficiencia sufre frecuentes infecciones de origen viral, bacteriano e incluso fúngico. Si una persona ha tenido que ser tratada más de dos veces en un año por neumonía o al menos cuatro infecciones de oído, esto indica una baja eficacia del sistema de defensa del organismo. Deberías considerar cómo reforzar tu sistema inmunitario.

Fatiga crónica

Los médicos recomiendan que empieces a mejorar las defensas de tu cuerpo normalizando tus patrones de sueño. El exceso de trabajo provoca una disminución de los niveles de energía vital, que puede no ser suficiente para que el sistema inmunitario luche contra los gérmenes. Uno de los signos de una inmunidad deficiente es la fatiga crónica y el letargo. Esto se debe a que el cuerpo ahorra energía para mantener las defensas.

Cómo aumentar la inmunidad

  • Sigue las normas de higiene, lávate las manos con agua y jabón.
  • Limita el contacto con los enfermos, desinfecta los objetos del hogar.
  • Controla el estrés.
  • Haz un masaje de drenaje linfático.
  • Mantén tu peso bajo control.
  • Abandona los malos hábitos.
  • Sigue una dieta adecuada.
  • Ejercicio y yoga.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc
VidaParalela