Señales corporales importantes que no deben ser ignoradas

Señales corporales importantes que no deben ser ignoradas.

Tienes que prestar atención a las pistas sutiles que muestra tu cuerpo. Un mayor interés por tu salud te ayudará a evitar la aparición de enfermedades, a veces mortales. Aprende las 11 señales de advertencia que te envía tu cuerpo. Ignorarlos es peligroso.

Fatiga crónica persistente

Si te sientes somnoliento incluso después de 8 horas de descanso, estas son las señales del cuerpo de mala salud. Según las investigaciones, la fatiga crónica indica la presencia de enfermedades cardíacas, hipertensión o diabetes. No es buena idea aumentar tu vitalidad con mucho café.

La bebida vigorizante estimula el sistema nervioso central (SNC) al aumentar la producción de adrenalina y cortisol, las hormonas del estrés, la excitación. La cafeína te sube el ánimo, pero al cabo de poco tiempo volverás a sentirte cansado. Una taza de café al día puede ayudarte a regular tu desequilibrio hormonal y aumentar tus niveles de energía.

Picor persistente en los oídos y la garganta

Este síntoma puede indicar un crecimiento excesivo de cándida en tu cuerpo. Es una forma de hongo. Es normal que te pique la garganta o los oídos de vez en cuando. Si sientes una desagradable sensación de ardor y hormigueo todo el tiempo, es una señal peligrosa.

La cándida vive en los intestinos. Cuando hay un crecimiento excesivo de la bacteria, ésta empieza a viajar por el cuerpo y provoca diversas enfermedades. Para evitar que el hongo se multiplique, elimina el azúcar de tu dieta. Elimina los frutos secos, las bebidas azucaradas y los productos de harina. Si después de esto te siguen picando los oídos o la garganta, acude a tu médico.

Labios secos y agrietados

Ignorar este síntoma puede ser peligroso para tu salud. La sequedad de los labios y el picor en las comisuras de los labios son las señales de advertencia del cuerpo de que éste tiene un déficit de vitamina B. Eso es lo que afirman los nutricionistas. Las deficiencias nutricionales se manifiestan más fácilmente en los labios y la lengua. Pueden provocar llagas, placa y otras grietas. Puedes ayudar a tu cuerpo ajustando tu menú. Intenta incluir en tu dieta diaria salmón, yemas de huevo, legumbres y pan integral.

Malestar estomacal frecuente o estreñimiento

Las heces duras y otros problemas del tracto digestivo son otra señal de alarma del organismo. El estreñimiento se produce con la gastritis cuando hay un aumento de la producción de ácido estomacal. Los trastornos digestivos también pueden producirse por falta de fibra.

Este problema se da en personas que son adictas a los platos de carne, a los productos dulces de pastelería y a la comida rápida. Para mejorar la función intestinal, incluye en tu dieta alimentos naturales con mucha fibra (salvado, judías, trigo sarraceno). Bebe mucha agua, come despacio y mastica la comida con mucho cuidado. Una dieta saludable te ayudará a normalizar tu peso corporal.

Piel escamosa

La sequedad persistente de la piel es un signo de un problema en tu dieta. Su salud está directamente relacionada con lo que comes. Si comes alimentos que irritan el intestino, las toxinas viajan a la piel a través del torrente sanguíneo. Esto abre la puerta a los alérgenos, a los gérmenes. Esto provoca inflamación y enrojecimiento. Deshazte de los alimentos que pueden provocar reacciones alérgicas (leche, soja, levadura). Aumenta tu consumo de agua.

Resfriados o gripes regulares

Las infecciones respiratorias agudas están causadas por la incapacidad del organismo de eliminar los virus. Hay varios factores que provocan una disminución de la inmunidad. Se ve afectado principalmente por un desequilibrio de los organismos vivos que viven en el intestino. La exposición prolongada al estrés, la nutrición inadecuada y la toma de antibióticos destruyen las bacterias beneficiosas. Los alimentos que contienen cultivos vivos de los microorganismos adecuados pueden ayudar a reforzar la inmunidad. Entre ellos están el yogur, el kéfir y el chucrut.

Daño al esmalte dental y sangrado de las encías

Si tienes problemas en la boca, es un signo corporal de enfermedad gastrointestinal. El sangrado de las encías y el desgaste del esmalte de los dientes indican reflujo ácido. Otros síntomas son tos, dolor de garganta y un sabor desagradable en la boca. Pero éstos no aparecen inmediatamente.

El ácido del esófago disuelve primero el esmalte de los dientes en la parte posterior de la boca. Las encías se vuelven más sensibles: empiezan a sangrar. Si notas alguno de los signos de alarma, acude a un gastroenterólogo. El reflujo no tratado causa algo más que caries. La enfermedad aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de esófago.

Hemorroides

Las varices rectales se producen en un tercio de los pacientes con enfermedad de Crohn (inflamación crónica del intestino). Sólo puede afectar a la zona anal. Aparecen heridas, úlceras, crecimientos carnosos cerca del ano. Los médicos dicen que este tipo de enfermedad de Crohn tiene el peor pronóstico.

Es peligroso para el desarrollo de la obstrucción intestinal, del cáncer del intestino delgado. Si tienes hemorroides, hazte análisis de sangre para determinar el recuento de glóbulos blancos, la proteína C reactiva y otros marcadores que podrían indicar una enfermedad de Crohn no detectada.

Cambios en la escritura

Cuando piensas en la enfermedad de Parkinson, probablemente pienses en miembros temblorosos. Las enfermedades del SNC se desarrollan lentamente. Las células nerviosas del cerebro se dañan y mueren. Dejan de producir dopamina, la sustancia química que envía señales de actividad motora.

La rigidez muscular de los dedos y las manos afecta a la escritura. Sus cambios y la pérdida de olfato son las señales de advertencia del cuerpo sobre la inminente enfermedad de Parkinson. Si no notas los olores apetecibles y escribes las palabras demasiado juntas, acude a un neurólogo para que te asesore. El diagnóstico precoz de la enfermedad puede ayudar a mantener los síntomas bajo control.

Arrebatos repentinos de ira

Las personas con depresión crónica no se tiran necesariamente en la cama y lloran todo el tiempo. Muchos pacientes con problemas de salud mental están enfadados e irritables. Estos síntomas, según los psiquiatras, son más peligrosos. Si antes no has tenido arrebatos de ira, pero ahora te pones furioso por todo, probablemente estés deprimido.

Si el trastorno no se trata, provocará el desarrollo de dolencias no sólo mentales, sino también físicas peligrosas. La depresión se trata con antidepresivos y/o terapia cognitivo-conductual. Un psicoterapeuta o psiquiatra determina el tipo y la duración de la terapia.

Roncar mientras duermes

Los ronquidos están relacionados con el riesgo de enfermedades cardíacas. Contribuye al engrosamiento de las arterias carótidas del cuello. Este daño suele producirse antes del ictus y el infarto. Los ronquidos al dormir se asocian con más frecuencia a las enfermedades vasculares que el tabaquismo, el colesterol alto y la obesidad.

Los ronquidos pueden dañar las arterias que suministran sangre al cerebro. Responden a la vibración porque están muy cerca de la garganta. Si tienes este problema, acude a un somnólogo, a un neurólogo o a un otorrinolaringólogo.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos: