Qué pasa si dejas el azúcar

Qué pasa si dejas el azúcar.

Consumir grandes cantidades de dulces tiene un impacto negativo en todos los órganos, pero los nutricionistas aún no han llegado a un consenso sobre si debes renunciar a los dulces por completo. Hay algunas cosas importantes que debes saber antes de aventurarte en una vida sin azúcar.

Los antojos de azúcar se pueden superar

Reconoce y admite que hay personas que han encontrado la fuerza para dejar su adicción al azúcar. Si lo han hecho, es una tarea factible: sólo será difícil durante los primeros días. Una vez superada esta etapa, serás recompensado con una excelente salud y bienestar.

La necesidad de motivación

Entender los beneficios potenciales no es suficiente para dejar los dulces para siempre: necesitas la motivación adecuada para hacerlo con éxito. Cada persona tiene unos objetivos y unas necesidades diferentes, por lo que tienes que abordar el problema de forma individual. Encuentra algo en ti por lo que estés dispuesto a soportar cualquier reto, escríbelo en un papel grande y cuélgalo en un lugar destacado.

Síndrome de abstinencia.

Cuando se consume azúcar, el cerebro produce dopamina, un neurotransmisor que induce sensaciones de placer. La cocaína tiene el mismo efecto, por lo que cuando se elimina el azúcar de la dieta y los niveles de glucosa en sangre se reducen posteriormente, la persona experimenta un «síndrome de abstinencia», como cuando deja las drogas.

Signos de abstinencia:

  • El insomnio;
  • lapsos de memoria;
  • atención distraída;
  • irritabilidad;
  • ataques de agresión;
  • discapacidades visuales;
  • debilidad muscular.

La reacción de los demás

No es sólo el sufrimiento físico lo que espera a los que deciden dejar los dulces. La presión emocional también puede ser un poderoso factor de empuje: no todo el mundo está dispuesto a apoyar a alguien en sus esfuerzos saludables. Muchas personas comprenden los perjuicios del azúcar, pero no encuentran la fuerza para dejarlo. Esto es difícil de admitir, por lo que la gente reacciona negativamente ante tal decisión.

Un útil sustituto del azúcar

Puedes evitar los desagradables efectos secundarios de dejar los dulces si te deshaces de tu adicción gradualmente. En las primeras etapas, no dejes de comer fruta, aunque contenga glucosa: un plátano pequeño es una buena alternativa a un trozo de pastel. Si tienes antojo de dulces y te sientes amenazado por una crisis nerviosa, toma una rodaja de chocolate amargo, que tenga al menos un 85% de cacao. Llénate de frutos secos: son una satisfacción rápida y duradera.

Reducción de los niveles de energía

La glucosa es muy importante para todos los procesos vitales, se considera el principal combustible del cerebro. Si su nivel en la sangre es inferior al normal, la persona se siente débil y con falta de energía. El rechazo repentino de los dulces provoca una disminución del bienestar y de la energía. A estas alturas, es difícil creer que dejar el azúcar sea una buena idea.

Este fenómeno es temporal. Una vez que el cuerpo se acostumbre a las nuevas condiciones, será más fácil controlar tu apetito. Los picos de azúcar en sangre que solían ser habituales dejarán de producirse.

El azúcar se encuentra en muchos alimentos

Los recién llegados que luchan contra la adicción a los dulces no tienen en cuenta que no sólo tienen que dejar el chocolate, los helados y los pasteles. Se decepcionan cuando descubren que el azúcar está en casi todos sus alimentos favoritos: salsas, mayonesa, conservas y encurtidos. Para excluir un producto de tu dieta, tienes que leer atentamente las etiquetas.

Pérdida de peso

Una buena ventaja de dejar los dulces será perder peso. En las primeras semanas, la pérdida de peso será muy rápida; para algunas personas esto se convierte en una poderosa motivación. La pérdida de peso será suave y natural: el objetivo no es perder kilos, sino controlar el contenido de azúcar de los alimentos. Una cifra más baja en la báscula será un buen complemento para el nuevo estilo de vida.

Comprobación de los resultados

Los nutricionistas recomiendan volver a introducir una pequeña cantidad de dulces en tu dieta en la sexta semana de vida sin ellos: es una especie de prueba. Si tu cuerpo se ha adaptado a las nuevas condiciones, 2-3 dulces no te devolverán el ansia. Una vez que hayas conseguido dejar el azúcar y vuelvas a estar en marcha con facilidad, puedes hablar de deshacerte del mal hábito por completo.

Formas de distraerse

Los antojos de dulces no se forman de la noche a la mañana, sino que muchas personas tienen el hábito ligado a ciertos factores: el estrés, sentarse frente al televisor, picar a altas horas de la noche. Lo más difícil es no romper en los momentos en que sus efectos son máximos. Para evitarlo, busca algo que te distraiga cuando surjan los antojos.

La adicción puede ayudarte a sobrellevarla:

  • El deporte;
  • camina;
  • aromaterapia (aceites esenciales de menta, canela, clavo);
  • comunicación;
  • El yoga;
  • meditación;
  • lectura;
  • Reflexiones.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc
VidaParalela