Qué hacer si tu teléfono Samsung Android se sobrecalienta

Qué hacer si tu teléfono Samsung Android se sobrecalienta.

Un teléfono móvil es un dispositivo con el que los usuarios interactúan a diario y, por tanto, la comodidad es muy importante a la hora de utilizarlo. Se determina por el rendimiento del aparato y por otros muchos parámetros, como la temperatura del cuerpo. Si tu teléfono se sobrecalienta y no estás seguro de qué hacer con el sistema operativo Android de tu Samsung para bajar la temperatura, aquí tienes información sobre lo que es normal y cómo solucionar el problema.

CONTENIDO DEL ARTÍCULO:

Temperatura normal del teléfono

En el uso estándar, la temperatura corporal del teléfono móvil supera la temperatura ambiente en sólo un par o tres de grados. La lectura estándar es de 25-30 °C y a esta temperatura el usuario no siente ninguna molestia, ya que la temperatura corporal no supera los 37 °C.

Como ya has adivinado, las molestias comienzan cuando el cuerpo se calienta hasta 40 °C o más. Si consigues registrar estas cifras, no te apresures a sembrar el pánico. Esta es una temperatura normal siempre que el aparato esté en uso activo en ese momento.

Aun así, un aumento de la temperatura de hasta 50 °C no sólo resulta incómodo, sino también peligroso. Por lo tanto, es importante entender las causas del sobrecalentamiento lo antes posible e identificar formas de reducir la temperatura.

Causas del sobrecalentamiento y cómo solucionarlo

Hay muchos factores que influyen en la aparición del sobrecalentamiento. La razón por la que la temperatura de tu teléfono móvil es demasiado alta determinará cómo puede reducirse potencialmente. Te recomendamos que investigues todo el material disponible.

Calefacción exterior

Por supuesto, el sobrecalentamiento de la carcasa puede ser causado por temperaturas exteriores excesivas. Aunque pueda parecer que no se puede hacer nada y que no hay que hacer nada, no es así. Se recomienda que los teléfonos inteligentes se utilicen dentro de un rango de temperatura de 0-40 °C.

Por supuesto, es poco probable que estés a menudo en un lugar en el que la temperatura supere los 40 °C, pero debes recordar que no se trata sólo de la temperatura ambiente, sino también de la temperatura del objeto sobre el que está el teléfono móvil. Así que no coloques tu dispositivo sobre calefactores u otras cosas que puedan provocar un sobrecalentamiento.

Uso activo

El sobrecalentamiento suele producirse cuando el aparato se utiliza activamente. La batería consume activamente la carga y el procesador funciona a gran velocidad. Por lo tanto, si quieres utilizar tu teléfono móvil con la mayor comodidad posible, intenta no ejecutar un gran número de aplicaciones y haz una pausa durante su uso.

Mala conexión a la red celular

El aumento de la carga del procesador puede deberse no sólo al uso activo por parte del propietario, sino también a las tareas que se realizan en segundo plano. En particular, cuando el teléfono tiene una mala recepción de red y le cuesta conectarse a la torre más potente.

Si estás en la carretera donde la recepción es pobre, se recomienda que actives el modo «En avión».

Puedes hacerlo a través del centro de control (barra de notificaciones) y a través de los ajustes del teléfono en la sección correspondiente.

Cargar tu teléfono móvil

No sólo la carcasa del teléfono se calienta bajo carga, sino también durante la carga. Esto ocurre especialmente con los dispositivos que se cargan con adaptadores de alta potencia y también durante la carga inalámbrica.

En principio, el propio proceso de recuperación de energía es seguro. El teléfono móvil tiene conectores especiales que regulan la potencia según la temperatura de la carcasa. Sin embargo, cuando el teléfono está en carga, no se recomienda utilizarlo activamente. Puedes leer mensajes de messenger o ver vídeos, pero no debes jugar ni, por ejemplo, editar vídeos.

Funcionamiento simultáneo de los módulos inalámbricos

Aunque no cargues tu teléfono móvil con tareas complejas, puede calentarse con procesos en segundo plano, como hemos mencionado antes. Cabe destacar que los procesos en segundo plano no sólo incluyen la búsqueda de redes móviles, sino también el funcionamiento de otras interfaces inalámbricas:

  • Wi-Fi;
  • Bluetooth;
  • NFC;
  • GPS.

Especialmente el funcionamiento del módulo GPS supone una gran carga para el procesador. También la búsqueda constante de redes Wi-Fi disponibles afecta a la temperatura de la carcasa. El Bluetooth y el NFC, en cambio, nunca provocan un sobrecalentamiento. Por lo tanto, intenta minimizar el uso de datos móviles, Wi-Fi y GPS. O al menos no actives todas las interfaces a la vez.

Errores en el funcionamiento del SO y de la app

A menudo se producen fallos en el funcionamiento de un teléfono móvil, lo que a su vez afecta a la temperatura de la carcasa, ya que cuando se producen errores, el dispositivo busca activamente métodos para eliminarlos. Para que este factor no afecte a la temperatura de la caja, debes seguir las recomendaciones de los expertos. En particular, recomiendan que sólo instales aplicaciones de tiendas de confianza (por ejemplo, Play Market) y que evites visitar sitios web sospechosos.

Malware

Los teléfonos móviles, al igual que los ordenadores, son susceptibles de sufrir virus. Son programas maliciosos que se ejecutan en segundo plano y vigilan las acciones del usuario. En consecuencia, calientan el propio aparato, poniendo a prueba su procesador.

Pero lo importante no es el calor, sino el peligro que suponen los virus. Por eso tienes que deshacerte de ellos de todas las formas posibles. Por ejemplo, con programas antivirus como Kaspersky Internet Security, Avast o Dr.Web. Sólo tienes que abrir el programa adecuado, ejecutar el escaneo y confirmar la eliminación de los archivos maliciosos encontrados.

Fallo o rotura

Por último, es posible que tu teléfono se esté calentando debido a un defecto de fábrica. Sobre todo si el aparato se ha comprado recientemente. Sin embargo, no asumas que éste es el único factor que influye en el sobrecalentamiento de tu nuevo teléfono móvil. El aumento de la temperatura también puede deberse a la tecnología anticuada del chipset o al ahorro en el sistema de refrigeración pasiva. Y este problema sólo puede resolverse sustituyendo el aparato.