Propiedades útiles y contraindicaciones de la sandía

Propiedades útiles y contraindicaciones de la sandía.

La gran baya verde no es sólo un sabroso y refrescante postre, sino también una fuente de sustancias esenciales que ayudan a mantener la salud y mejorar el bienestar. Los beneficios y perjuicios de la sandía dependen de si está madura o no y de la cantidad que se coma. La fruta madura se utiliza como parte de la dieta médica en las enfermedades del corazón, el hígado, el riñón y el sistema digestivo. Es indispensable para perder peso.

¿Cuáles son los beneficios de la sandía para la salud?

La pulpa del melón es rica en betacaroteno y licopeno. Se trata de los antioxidantes más potentes que no produce el cuerpo humano, sino que se obtienen sólo con los alimentos. En el momento de la maduración, la fruta tiene un alto porcentaje de fructosa y glucosa. La sandía contiene vitaminas A, C, PP, E, grupo B y el aminoácido más importante, la citrulina.

La pulpa contiene macronutrientes: potasio, calcio, sodio, magnesio y fósforo. De los minerales, sólo el hierro.

Valor energético y nutricional

El valor calórico de 100 g del producto es bajo, sólo 27 kcal. Casi no hay grasa en la pulpa (0,1 g) y las semillas están compuestas por un 25% de aceite. 100 g de la baya contienen 5,8 g de hidratos de carbono, 0,4 g de fibra, 0,6 g de proteínas y 92,6 g de agua.

¿Cuáles son los beneficios de la sandía para el cuerpo humano?

El consumo de la fruta madura es beneficioso para la salud. Su pulpa tiene efectos antiinflamatorios, antipiréticos y reconstituyentes, y sus semillas pueden utilizarse para fabricar antihelmínticos. Caldos curativos, infusiones, cortezas de frutas confitadas. Las propiedades útiles de la sandía para el organismo humano la convierten en un producto valioso para la mejora de la inmunidad, la prevención y el tratamiento de enfermedades.

Hidratación del cuerpo

Una rodaja de sandía calma rápidamente la sed, sobre todo con el calor. El consumo de la pulpa ayuda a evitar la deshidratación y a obtener vitaminas esenciales. No sólo los beneficios, sino también los perjuicios de la sandía pueden sentirse durante el embarazo. Si en el primer trimestre el uso del producto alivia los síntomas de toxicosis, en los últimos meses no se debe abusar de él. Puede aumentar la carga de los riñones, que ya están trabajando al límite.

Reduce el riesgo de asma

Necesitas nutrientes para prevenir las enfermedades bronquiales. Una de ellas es la vitamina C, que es rica en la sandía. El consumo sistemático de esta fruta refuerza el sistema inmunitario, reduce la inflamación y disminuye el riesgo de reacciones alérgicas, que suelen causar enfermedades bronquiales, incluida el asma.

Normaliza la presión arterial

El producto contiene hierro, potasio y magnesio, que son buenos para el corazón y el sistema circulatorio. El licopeno reduce el estrés oxidativo, frena el desarrollo de la aterosclerosis y las enfermedades coronarias. El consumo de sandía mejora la circulación sanguínea y ayuda a los pacientes con hipertensión en fase 1.

La citrulina aumenta los niveles de óxido nítrico en el cuerpo, lo que ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y a reducir la presión arterial.

Previene ciertos cánceres

El beneficio de la sandía es que ocupa el tercer lugar entre los alimentos vegetales en cuanto a la cantidad de licopeno. Esta sustancia antioxidante da a la pulpa de la baya su color rojo. Según varios estudios realizados en Harvard en la década de 1990, comer una fruta con licopeno reduce el riesgo de cáncer de próstata, estómago y pulmón.

Mejora la función gastrointestinal

Los nutricionistas recomiendan comer la pulpa de la fruta en las enfermedades del hígado y la vesícula biliar, ya que tiene un efecto colerético. Gracias a su alto contenido en agua y fibra, regula la digestión, evita el estreñimiento y elimina el colesterol dañino del organismo.

La sandía es rica en compuestos alcalinos que ayudan a restablecer el equilibrio ácido-alcalino del cuerpo cuando se vuelve ácido.

Tiene propiedades antiinflamatorias

La sandía contiene colina (vitamina B4). Esta sustancia normaliza el metabolismo de las grasas, por lo que alivia la mayor carga del hígado en las enfermedades inflamatorias del órgano. La colina ayuda a mantener la estructura de las membranas de las células humanas, dañadas por los procesos oxidativos. Los antioxidantes vegetales, la vitamina C y el licopeno, reducen la inflamación, causa frecuente de enfermedades crónicas.

Reduce el dolor muscular

El zumo de sandía aumenta la resistencia y la capacidad de trabajo de una persona. La citrulina aumenta la síntesis de proteínas y ayuda a descomponer otros aminoácidos, lo que provoca el crecimiento muscular. Los hidratos de carbono y el magnesio son esenciales para la recuperación, por lo que el zumo de la fruta es útil para beber después de un entrenamiento.

La pulpa de la sandía es mejor comerla antes del ejercicio. El alto contenido de potasio mejorará la función cardíaca durante el ejercicio y la citrulina aliviará el dolor muscular.

Mantiene la piel y el cabello sanos

El colágeno es la base de los tejidos. Esta proteína compleja forma la estructura elástica de la piel y está presente en el pelo. Comer sandía es bueno para su salud, ya que su vitamina C ayuda a producir colágeno y la vitamina A acelera la regeneración celular. El licopeno y el betacaroteno protegen la piel y el cabello de los efectos negativos de la luz solar.

Los beneficios de la sandía para perder peso

La baya tiene mucha agua y fibra, por lo que comer su carne rápidamente provoca una sensación de saciedad y crea condiciones favorables para limpiar el cuerpo de toxinas. Las fibras alimentarias apenas son absorbidas por el tracto gastrointestinal, pero funcionan como un laxante suave. El zumo de la baya acelera la depuración de los intestinos. Su falta de grasa y su bajo contenido en azúcares favorecen la pérdida de peso.

Una monodieta a base de sandía (se puede comer hasta 1 kg de pulpa al día por cada 10 kg de peso) ayuda a deshacerse de la obesidad.

Las calorías mínimas y los nutrientes abundantes son una ventaja añadida de esta dieta. Para perder peso sin perjudicar a tu cuerpo, asegúrate de tener en cuenta las contraindicaciones del consumo de sandía.

Daños y posibles riesgos

  1. La fruta puede acumular nitratos y la intoxicación no es infrecuente. Síntomas: náuseas, vómitos, diarrea y mareos. Para evitar daños a tu salud, compra la sandía en temporada (no antes de mediados de agosto) y elige una fruta madura que no pese más de 7 kg.
  2. No debes comer sandía si tienes una úlcera aguda de estómago y duodeno, gastritis o pancreatitis. El producto es rico en ácido ascórbico, que irritará la mucosa inflamada.
  3. En algunos casos, la gran cantidad de agua de la sandía no es un beneficio, sino un perjuicio. Si comes mucha pulpa de una sola vez, puede provocar calambres en los riñones.
  4. Los frutos largamente arrancados acumulan sacarosa. Esto puede ser perjudicial para las personas con diabetes. Puede aumentar el azúcar en sangre.
  5. La baya tiene efectos diuréticos y coleréticos. Si hay hinchazón o colestasis, es un beneficio. Sin embargo, si hay piedras en el riñón o en la vesícula, el consumo ilimitado de la pulpa puede causar dolor debido a su movimiento.
  6. Personas con hiperpotasemia (niveles elevados de potasio en sangre que provocan alteraciones del ritmo cardíaco) no pueden comer más de 150 g de pulpa al día.

Para qué enfermedades no debes comer sandía

El producto no debe consumirse si eres alérgico a él o tienes una enfermedad del bazo. Debido a la presencia de fibra, la pulpa de la fruta no debe ser consumida por personas que sufran aumento de gases y trastornos intestinales. Otras contraindicaciones del consumo de sandía son la insuficiencia renal, la colitis y los trastornos de las vías urinarias.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos: