¿Por qué me duele respirar?

¿Por qué me duele respirar?.

Las molestias que se producen al inspirar o espirar se denominan respiración dolorosa. Si te duelen los pulmones, indica un problema grave causado por infecciones, lesiones musculoesqueléticas o enfermedades cardiovasculares. Si tienes estos síntomas, es mejor que acudas al médico inmediatamente para evitar complicaciones.

Cuándo acudir al médico

La dificultad para respirar y el dolor pueden indicar una afección potencialmente mortal, como un ataque al corazón o una embolia pulmonar. Acude al hospital urgentemente si tienes dificultad para respirar o si notas alguno de los siguientes síntomas

  • pérdida de conciencia;
  • Opresión en la zona del pecho, especialmente si se extiende a los brazos, la espalda, el hombro, el cuello y la mandíbula;
  • Palidez severa o coloración azulada de la piel, los dedos y las uñas;
  • Falta de aliento;
  • sudoración excesiva;
  • mareos repentinos.

Neumonía

La causa más frecuente de enfermedad en los adultos es una infección bacteriana, y con menor frecuencia los virus y los hongos. Las personas con neumonía suelen experimentar dolor en el pecho, que puede empeorar al inspirar. Otros síntomas son una tos intensa y fiebre alta. La persona se siente cansada todo el tiempo y tiene problemas para respirar. El tratamiento depende de la causa y la gravedad de la afección: por ejemplo, se prescriben antibióticos para una infección bacteriana.

Pleuresía

Enfermedad caracterizada por la inflamación de la pleura, el tejido que recubre la cavidad torácica y la parte exterior de los pulmones. Las infecciones virales y bacterianas pueden provocar la enfermedad. Las personas con pleuresía suelen tener molestias para respirar profundamente y empiezan a perder peso. Tienen dolor al respirar, que empeora al toser, estornudar y puede extenderse a los omóplatos.

Costocondritis

Es una inflamación del cartílago que une el esternón y las costillas. La causa de la inflamación no siempre está clara, a veces es el resultado de una lesión en el pecho, una tos fuerte o una infección respiratoria. En la costocondritis, hay presión en el esternón en la parte central, la sensación se extiende a la espalda y aumenta con la respiración profunda o la tos. La costocondritis suele desaparecer por sí sola, pero hay que acudir al médico si las molestias interfieren en las actividades diarias.

Neumotórax

Se produce cuando el aire entra en el espacio pleural entre la pared torácica y los pulmones. La acumulación de aire aumenta la presión en la cavidad, provocando el colapso de una parte o de todo el pulmón. El neumotórax está causado por un traumatismo en el tórax, los pulmones o las complicaciones de una enfermedad respiratoria (enfisema, tuberculosis).

Además del dolor torácico, que se intensifica al toser, se produce una aceleración del ritmo cardíaco y una coloración azulada de las uñas y la piel. El paciente respira de forma confusa, siente una debilidad general y la falta de aire le provoca opresión en el pecho. Para evitar el colapso del pulmón, el médico puede extraer el aire del espacio pleural.

Pericarditis

La enfermedad se caracteriza por la inflamación del pericardio, el saco lleno de líquido que rodea y protege el corazón. La pericarditis está causada por muchos factores, entre ellos

  • Infecciones bacterianas y víricas;
  • lesiones o cirugía cardíaca;
  • ciertos medicamentos;
  • enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide, lupus);
  • En casos raros, cáncer.

La respiración va acompañada de un dolor agudo en el pecho: la molestia se alivia al sentarse en posición vertical o al inclinarse hacia delante. La afección se complementa con fiebre, arritmia y mareos. La pericarditis se trata con medicamentos antiinflamatorios.

Traumatismo torácico.

Las lesiones en el pecho (esguinces musculares, costillas rotas o contusiones) pueden provocar dolor al respirar. Las molestias son sólo en el lado de la lesión: la piel cambia de color y aparecen moratones. La respiración se interrumpe y el dolor se extiende a la espalda o al cuello. Las lesiones menores pueden tratarse en casa con analgésicos y reposo. Las lesiones graves deben ser tratadas en el hospital.

Diagnóstico

En la cita, el médico realizará una exploración física del tórax del paciente y lo enviará para que se realicen más investigaciones para determinar la causa del dolor:

  • Radiografía crea una imagen del interior del tórax y permite comprobar si hay lesiones e infecciones.
  • Tomografía computarizada implica una serie de imágenes desde diferentes ángulos para crear imágenes más precisas. El TAC es más informativo que las radiografías.
  • Pruebas de función pulmonar. Una persona realiza una serie de ejercicios respiratorios que ayudan a determinar el funcionamiento de los pulmones.
  • Electrocardiograma (ECG) se utiliza para medir la actividad eléctrica del corazón para ayudar a detectar enfermedades cardiovasculares.
  • Oximetría de pulso. Mide el nivel de oxígeno en la sangre. Una lectura baja indica una enfermedad respiratoria (neumotórax o neumonía).

Tratamiento en casa

El tratamiento depende de la causa subyacente. Puedes probar los siguientes métodos en casa para aliviar tus molestias:

  • Los analgésicos ayudan en la costocondritis y en las lesiones torácicas leves;
  • Prueba a cambiar de postura: inclínate hacia delante o siéntate erguido para aliviar el dolor de la pericarditis;
  • Respira más lentamente para relajar la caja torácica;
  • si hay tos, las pastillas ayudarán a aliviar los síntomas.

Prevención

Seguir una dieta sana reduce el riesgo de padecer ciertas enfermedades que provocan una respiración dolorosa. La prevención no siempre es posible porque las causas rara vez escapan al control de la persona. Las siguientes recomendaciones ayudarán a reducir el riesgo de infecciones y otros problemas.

Qué hacer:

Vídeo

¿Qué causa el dolor en el pecho cuando inspiro?

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc
VidaParalela
Tarabu
Nosbi