¿Por qué duelen los pechos?

¿Por qué duelen los pechos?.

El dolor torácico no es sólo un indicio de problemas cardíacos. La causa de las molestias puede ser una enfermedad pulmonar, una enfermedad del páncreas o lesiones en las costillas. Es importante entender por qué te duele el pecho, para poder encontrar un tratamiento eficaz.

Tensión muscular severa

La distensión muscular suele ser la causa de un dolor torácico prolongado que empeora con el movimiento. Cuando los músculos y tendones que rodean las costillas se encuentran en este estado, se desarrolla una miositis, una inflamación de las fibras musculares.

Angina de pecho

Cuando el corazón no recibe suficiente sangre, la persona siente una presión en el pecho: un signo de angina de pecho. Se produce cuando estás estresado, cuando realizas una actividad física o cuando ingieres una comida. La angina se caracteriza por un dolor en los brazos, los hombros, la espalda o la mandíbula.

Lesiones en las costillas

Las contusiones y las fracturas de la caja torácica provocan graves molestias. Las lesiones en las costillas pueden diagnosticarse con radiografías y van acompañadas de hinchazón y oscurecimiento de la piel.

Pericarditis

Un proceso inflamatorio agudo o crónico que afecta al revestimiento exterior del corazón provoca un dolor sordo y persistente en el pecho. Las molestias aumentan al acostarse de espaldas, al tragar o al toser.

Enfermedad de las úlceras

Los problemas estomacales pueden provocar molestias en el pecho. Las úlceras pépticas se caracterizan por la formación de úlceras pépticas debido a la destrucción de la mucosa por los jugos digestivos. Tomar antiácidos puede ayudar a aliviar las molestias.

Disección aórtica

La integridad de una arteria principal puede verse afectada por el dolor en la zona del pecho. Si la sangre se acumula entre las capas de la aorta, ésta puede romperse, lo que provoca consecuencias desagradables.

ERGE

La enfermedad por reflujo gastroesofágico se caracteriza por la expulsión del contenido del estómago hacia el esófago. Esta afección va acompañada de ardor de estómago, sensación de quemazón en el pecho y sabor agrio en la boca.

Asma

Otra causa de dolor torácico son las anomalías de las vías respiratorias. El asma es una inflamación de los bronquios con el consiguiente estrechamiento de su luz, que se manifiesta con disnea, tos y sibilancias.

Rotura de la arteria coronaria

Una patología rara pero peligrosa cuyo primer síntoma es un dolor repentino e intenso en el esternón. La rotura de una arteria coronaria puede provocar un infarto o incluso la muerte si no se trata a tiempo.

Neumotórax

A veces el aire no llega a los órganos respiratorios, sino que entra en el espacio pleural, la zona entre los pulmones y la pared torácica. Esta anomalía provoca un aumento de la presión atmosférica, que causa una compresión espontánea del órgano respiratorio. Los síntomas de un colapso pulmonar son un fuerte dolor torácico en el lado derecho, palpitaciones y dificultad para respirar.

Miocarditis

Los signos de inflamación del músculo cardíaco son disnea, fiebre, molestias bajo las costillas y debilidad. Son similares a las manifestaciones de un infarto de miocardio: la miocarditis también se caracteriza por el dolor articular.

Costocondritis

Las molestias pueden producirse por la inflamación del cartílago que une las costillas al esternón. Es especialmente grave cuando la persona está incómoda tumbada o sentada, o está sometida a un esfuerzo físico.

Trastorno de la contracción esofágica

Si una persona tiene dificultad para tragar y siente dolor en la zona del pecho, esto puede indicar un trastorno del sistema digestivo. El espasmo esofágico está causado por una contracción anormal de los músculos lisos del órgano.

Miocardiopatía hipertrófica

El dolor en el esternón está causado por una circulación cardíaca anormal que hace que se bloquee la salida de sangre de los ventrículos. El corazón está trabajando mucho y esto provoca molestias. Los signos de la anomalía incluyen disnea, mareos y desmayos.

Hipersensibilidad del esófago al reflujo

El dolor de pecho o la acidez son síntomas de hipersensibilidad del esófago que provoca un aumento de la presión. Los médicos aún no han establecido las razones de la sensibilidad del órgano.

Ataque al corazón

El dolor torácico se considera uno de los 5 síntomas peligrosos de un ataque al corazón. Si una persona tiene dificultad para respirar, confusión, dificultad para mover los brazos, debes acudir al médico urgentemente.

Tuberculosis

La tos con sangre o esputo suele ir acompañada de dolor en el pecho. Esto es un signo de que los pulmones están afectados por la bacteria de la tuberculosis: la inflamación conduce a una lenta destrucción de los órganos respiratorios.

Prolapso de la válvula mitral

El dolor torácico, los mareos y las palpitaciones son indicativos de una alteración del flujo sanguíneo. Una de las causas de esta afección es el hundimiento de la válvula mitral. Si no se cierra completamente, parte de la sangre entrará en la aurícula izquierda y provocará estos síntomas.

Rotura del esófago

Después de un traumatismo, de vómitos frecuentes o de una operación gástrica, una persona puede experimentar un dolor repentino detrás del esternón, una respiración intermitente y labios azules. Son signos de daños en la pared del esófago.

Ataque de pánico

Cuando una persona es presa de un miedo intenso, se producen mareos, falta de aire, sudoración y sensación de opresión en el pecho. Son signos de un ataque de pánico: un ataque inexplicable de ansiedad grave.

Pleuresía

Cuando el revestimiento de los pulmones se inflama, aparecen adherencias y se acumula líquido dentro de la cavidad. Se trata de la pleuresía, que se manifiesta por un dolor punzante al respirar profundamente o al realizar movimientos bruscos. Otros signos son la sudoración intensa y la fiebre.

Hernia del diafragma esofágico

Si parte del estómago se desplaza hacia la cavidad torácica, se producen sensaciones dolorosas. Así se desarrolla una hernia diafragmática, que puede ser asintomática o ir acompañada de eructos y acidez.

Neumonía

La inflamación del tejido pulmonar debida a una infección provoca un síndrome de dolor agudo en la zona del pecho. Otros signos de neumonía son los escalofríos o la fiebre, la tos seca o el esputo, y la respiración pesada. La patología es peligrosa por sus complicaciones.

Embolia pulmonar

Si un coágulo de sangre interrumpe el flujo de sangre a las arterias, la persona experimenta un fuerte dolor en la zona del pecho. Una embolia pulmonar requiere tratamiento inmediato. Otros signos de patología son la dificultad para respirar y la tos con sangre.

Pancreatitis

La inflamación del páncreas rara vez se manifiesta como dolor en la parte superior del pecho, pero es posible. Las molestias empeoran si te acuestas boca abajo. Los síntomas de la pancreatitis incluyen náuseas, vómitos y un aumento de la temperatura corporal.

Hipertensión pulmonar

El dolor torácico, la tos con sangre, la fatiga y la disnea son las causas de una patología peligrosa. La hipertensión se desarrolla cuando hay un aumento de la presión en la arteria pulmonar. La causa es una enfermedad vascular, una enfermedad cardíaca o el propio órgano respiratorio.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc
VidaParalela
Tarabu
Nosbi