Números arábigos del 1 al 10

Números arábigos del 1 al 10.

Los números y las letras son un tesoro popular y tienen una larga historia en todas las naciones del mundo. Los números más comunes hoy en día son los arábigos y los romanos. Ambos se utilizan para hacer listas en ruso, para contar cosas y para realizar cálculos matemáticos. En este artículo aprenderás todo sobre los números arábigos del 1 al 10.

Historia de la aparición de los números arábigos

Los números arábigos se inventaron y registraron en la India, alrededor del siglo V. En ese momento se definió el recuento de números en la enumeración. El punto de partida fue cero (nombre original shunya). Este número ayudó a formar el orden actual de los números en el conteo. Los números arábigos fueron popularizados por un erudito indio de la época Abu Al-Khwarizmique produjo varios libros sobre el tema. De uno de ellos surgió el nombre de la asignatura de hoy – álgebra. El método de registro de los valores numéricos proporcionado por los científicos utilizaba el sistema decimal.

Los arqueólogos han encontrado varios trabajos de antiguos matemáticos y arqueólogos que utilizaban números arábigos para su trabajo. Estas obras fueron creadas presumiblemente en el siglo VIII o IX. Hoy en día, la mayoría de los números arábigos se utilizan de forma diferente a la que estamos acostumbrados en Europa y otros lugares. Además, en Oriente se acostumbra a escribir el orden de los números de derecha a izquierda.

Hay muchas opiniones que afirman que los números arábigos que utilizamos hoy, 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, no eran los únicos números arábigos utilizados en la antigua India. Si se observa una tabla de números arábigos en el rango del 1 al 10 de la antigua y la nueva representación, se encuentran muchas similitudes. Por ejemplo, 1, 2, 3, 4 en la representación inicial son los mismos signos, sólo que girados 90 grados.

Lea también: Números aleatorios en línea.

De dónde proceden los signos numéricos modernos del 1 al 10

El origen de los números arábigos se atribuye a la antigua India meridional. En muchos países antiguos, cuando no existía la escritura, se utilizaban palos para contar. Un palo representaba el 1, dos palos el 2, y así sucesivamente. Esta forma de escribir se inspiró en las muescas. De ahí vienen los números romanos (para 1, 2, 3). Los números indios tomaron prestados algunos elementos de las letras de diferentes países de la época.

Los signos de las letras del alfabeto arameo, griego y fenicio se encuentran en los números. Es de suponer que los números comenzaron a originarse en el siglo II a.C., en una época en la que existía el reino indogriego.

A diferencia del conteo en ruso -uno (1), dos (2), tres (3)-, los números arábigos tienen su propio nombre:

  • 1 (uno) – 1 Wahid;
  • 2 (dos) – 2 Itnan;
  • 3 (tres) – 3 Talat;
  • 4 (cuatro) – 4 Arba-a;
  • 5 (cinco) – 5 Hamizah;
  • 6 (seis) – 6 Sitta;
  • 7 (siete) – 7 Saba-a;
  • 8 (ocho) – 8 Tamania;
  • 9 (nueve) – 9 Tizza;
  • 10 (diez) – 10 Ashara.

Características del número árabe 0 (cero)

Se entiende por cero la ausencia de un valor numérico o dígito. El cero es un dígito muy útil aunque sólo sea porque permite hacer cálculos de columna. En ningún otro sistema numérico es posible hacer esto. Para comprobarlo, intente hacer un cálculo de columnas utilizando números romanos. El cero también fue inventado por los indios y se llamó sunya. En indio significa «vacío». En los antiguos países árabes, también lo llamaban cifra.

El matemático y educador ruso Magnitsky también llamó al cero: un número o nada. A menudo se utilizaba su nombre para la primera página de los libros. Hay otras fuentes donde se puede encontrar el antiguo nombre 0 – numeral. Se encuentra sobre todo en manuscritos de eruditos rusos y europeos de los siglos XVII y XVIII.

Esto puede ser útil: Los mejores generadores de números aleatorios para el concurso.

Utilizar el cero en los cálculos

A los niños en la escuela se les enseña a empezar con uno. Pero la mayoría de los programadores utilizan cálculos en los que el conteo siempre empieza por cero. Esta forma de escribir los 10 números es conveniente porque sólo se utiliza un carácter para representarlos. Y la economía de programación es una parte integral de la misma. Si empezamos por el cero, no necesitamos escribir el número 10. Su lugar lo ocupa el número nueve.

El cero tiene otras propiedades interesantes cuando interactúa con los números. Por ejemplo, si intentas sumar al cero o restar el cero de cualquier número, no cambiará. Cuando se multiplica un número por él, se obtiene 0 en todos los casos. Al multiplicar cada número por cero, obtendrás uno. Además, no se puede dividir otro número entero o fraccionario por cero (0).

Hay Ley de Benford. Sin entrar en detalles con fórmulas y tablas, afirma que en en la vida real es mucho más probable encontrar los números del 1 al 4 que los números del 5 al 9. Esto podría incluir los números de las casas de la calle, varias estadísticas y similares. Esta ley también tiene una aplicación práctica. Puede utilizarse para comprobar los registros contables, los resultados de las votaciones y los cálculos de gastos.

En algunos estados norteamericanos la inconsistencia de cualquier cálculo en el marco de la Ley Benford es una prueba con peso en los litigios. Todos los cálculos de esta ley se realizan en el sistema decimal. Así, los números arábigos en el límite entre el 1 y el 10 son los más comunes en todo el mundo.