Las causas más comunes del dolor de oído son

Las causas más comunes del dolor de oído son.

Una fuente de graves molestias en adultos y niños es la otalgia. Es el término médico para el dolor en uno o ambos oídos. Para encontrar un tratamiento eficaz, hay que averiguar la causa de las molestias. Esto lo hace un otorgante. El tratamiento por tu cuenta puede provocar graves complicaciones.

Tapón para los oídos

La primera causa de dolor es la acumulación de cera. Cumple una función protectora al eliminar la suciedad y los gérmenes del tímpano. Normalmente, la cera se elimina por sí sola cuando la persona habla, mastica o tose. El dolor de oídos intenso se produce cuando se altera la eliminación de la cera. La cera se acumula en el interior del oído, se endurece y causa molestias. La afección va acompañada de una obstrucción en el oído, un cambio en el sonido de la voz o un dolor de cabeza.

Qué hacer:

  • Evita quitar la cera con bastoncillos de algodón. Esto puede empujar el tapón más adentro del canal auditivo, causando pérdida de audición u otros problemas.
  • No utilices objetos afilados. Esto aumenta el riesgo de dañar el tímpano.
  • Llena el oído con un ablandador de oídos para ablandar el tapón. Si no sale por sí solo, acude a un médico.

Infección del oído externo

La siguiente causa está relacionada con la entrada de agua en el órgano auditivo. Si te duele al presionar el exterior de la oreja o al tirar del lóbulo hacia atrás, es un signo de infección. Se desarrolla a causa de los gérmenes. Se multiplican en el agua que entra en el canal auditivo y no pueden salir. Debido a la inflamación, el conducto auditivo se hincha, enrojece y pica. Hay una secreción purulenta o una sensación de pinchazo en el oído.

Esta enfermedad no es contagiosa, pero puede ser incómoda. El médico te recetará un antibiótico en gotas para eliminarlos.

Para evitar complicaciones, sigue estas recomendaciones:

  • Cúbrete los oídos mientras nadas con tapones para nadadores.
  • Elimina el exceso de humedad después del baño con bastoncillos de algodón. Seca suavemente el lóbulo de la oreja con ellos, sin profundizar.

Infección del oído medio

Los resfriados, las alergias o la sinusitis son causas frecuentes de inflamación. Está causada por una infección que se desarrolla debido a la acumulación de líquido en el oído medio. Los microbios comienzan a multiplicarse allí, lo que se manifiesta como un síndrome de dolor agudo.

Si hay una infección bacteriana, el médico prescribe antibióticos. La inflamación debida a las alergias se trata con antihistamínicos. La terapia tardía o la ausencia de ella aumenta el riesgo de pérdida de audición.

Presión de aire.

Ocurre que, al despegar de un avión o tomar un ascensor, tienes la sensación de tener el oído tapado. Esto se debe a los cambios bruscos de presión. El cuerpo no tiene tiempo de reajustarse, por lo que el oído duele. El oído pierde su capacidad de regular la presión exterior e interior. Esta afección va acompañada de una pérdida parcial de la audición y de un malestar temporal.

Cómo normalizar tu presión arterial:

  • Respira profundamente, aprieta las fosas nasales y luego trata de expulsar suavemente el aire por la nariz.
  • Intenta bostezar, tragar saliva o masticar para eliminar las molestias.

Amigdalitis o faringitis

Los órganos auditivos no sólo están conectados con la nariz, sino también con la garganta. Si se inflama, el dolor puede llegar a los oídos. El enrojecimiento de las amígdalas o de la cavidad de la garganta suele estar causado por una amigdalitis o una faringitis. Las enfermedades están causadas por virus, hongos o bacterias. Si la infección es generalizada, puede causar dolor de oídos, de garganta y temperatura corporal. La inflamación se trata con antibióticos o medicamentos antivirales. También se recetan antisépticos y analgésicos.

Dientes poco sanos

Los órganos del oído también están relacionados con la cavidad bucal. Por esta razón, muchas personas tienen dolor de oídos junto con los dientes. El problema suele ser una inflamación del nervio trigémino. Recorre la mayor parte de la cara y la cabeza, llegando al oído interno.

Los abscesos dentales o de las encías y la dentición de los molares pueden causar un dolor punzante en el oído. El problema va acompañado de molestias al abrir la boca, un olor desagradable de la boca o pústulas en la encía. Consulta a un dentista para determinar la causa de las molestias. Las enfermedades dentales crónicas aumentan el riesgo de pérdida de audición.

Problemas con las articulaciones de la mandíbula

Ocurre que una persona no puede abrir o cerrar la boca completamente. Este problema está causado por una lesión o inflamación de la articulación temporomandibular. Actúa como una articulación, es decir, facilita la masticación normal, la deglución, el habla, etc.

La relación se debe a que la mandíbula inferior está debajo de las orejas, por lo que el dolor también llega a ellas. El malestar con la inflamación de las articulaciones puede observarse al intentar apretar los dientes o puede indicar artritis.

Recomendaciones:

  • Aplica una compresa caliente en la mandíbula para aliviar el dolor.
  • Utiliza un protector bucal mientras duermes para evitar que aprietes los dientes. Esto aliviará la tensión que provoca las molestias en los oídos.
  • Toma un analgésico para reducir los síntomas desagradables.
  • Come la comida en forma de puré o jalea.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos: