La noche antes de acostarse

La noche antes de acostarse.

Hay tantas cosas diferentes de las que ocuparse durante el día que no siempre es posible calmarse y descansar bien por la noche. Cuando te vas a la cama, tus pensamientos se desbocan y te hacen estar aún más irritable y ansioso. Para evitar que esto ocurra, prueba algunas técnicas que te ayuden a organizar tu noche antes de acostarte y relajarte.

Haz una lista de tareas para mañana

Si estás pensando constantemente en el día que tienes por delante, anota todo en un cuaderno. Te ayudará a calmarte en cierta medida, a dejar las tareas para mañana. Cuando escribes las cosas en papel, las recuerdas mejor. No tienes que preocuparte por dejar cosas sin hacer. Procura tener la agenda al lado de la cama para no tener que levantarte cuando te acuerdes de algo importante y quieras añadirlo a la lista.

Apaga tu teléfono.

Puedes fingir que no oyes una llamada o los mensajes entrantes todo lo que quieras, pero seguirán distrayendo mucho. La mejor solución es poner el teléfono en modo No Molestar. Entonces el teléfono dejará de vibrar y de hacer ruido cuando recibas llamadas o mensajes.

En los ajustes de tu teléfono móvil, puedes programar una hora para establecer el modo. Si terminas el trabajo tarde, apaga tu dispositivo a las 10-11 de la noche. Para descansar mejor y dormir más rápido, pon el modo No molestar a más tardar a las 21:00 horas.

Limpiar

Al ordenar, muchas personas consiguen desprenderse de los pensamientos, relajarse y prepararse para ir a la cama. No hace falta que hagas una limpieza general, sólo que hagas ropa de cama nueva, remuevas las almohadas, dobles las cosas, guardes los platos. Comprueba que la cartera, las llaves y el teléfono están en su sitio. Luego vete a la cama tranquilamente.

Medita

Si no sabes cómo dormir bien, descárgate la aplicación Headspace. Te enseña a respirar, a meditar y a vivir conscientemente. Hay ejercicios para la gestión de la ansiedad, el alivio del estrés, la calma y la concentración. Si tu cabeza está atascada de pensamientos negativos, intenta observarlos primero. Una vez que hayan desaparecido, concéntrate en las sensaciones de tu cuerpo. Cuando te sientas tranquilo y en paz, piensa en algo positivo.

Bebe un té relajante

Los tratamientos nocturnos antes de acostarse deben incluir la preparación de reuniones de hierbas. Utiliza la manzanilla, la agripalma, la valeriana y la menta para calmarte. Estas hierbas se recomiendan especialmente para quienes se irritan fácilmente y se ponen nerviosos a menudo durante el día. Bebe té y piensa en cosas agradables, luego vete a la cama.

Leer un libro

Si no consigues ponerte de buen humor, intenta leer algo relajante. Nunca mires las noticias. Mejor coge un libro que te relaje, que ponga en orden tus pensamientos, que te prepare para el éxito. Después de leer unas cuantas páginas, te sentirás más tranquilo y podrás irte a la cama.

Haz una entrada en tu agenda

Este método se recomienda especialmente para aquellos que no tienen la oportunidad de expresar sus emociones, sentimientos a un ser querido. Los psicólogos han observado que una charla de corazón a corazón calma el sistema nervioso y regula los pensamientos. Llevar un diario tiene un efecto similar. Intenta escribir tus experiencias, pensamientos y agradecimientos cada noche. Esto te ayudará a dejar de lado los problemas, a relajarte y a centrarte en las cosas buenas.

No bebas demasiado líquido.

No es conveniente compensar la falta de agua antes de acostarse. Intenta beber mucho durante el día, así no querrás hacerlo por la noche. Se aconseja especialmente no beber líquidos una hora antes de acostarse si tienes tendencia a orinar con frecuencia. De lo contrario, tendrás ganas de ir al baño cuando te duermas.

Toma un baño relajante

Para dormir bien por la noche, intenta tumbarte en agua caliente durante 15-20 minutos. Se pueden añadir aceites esenciales de lavanda, romero y manzanilla para aliviar la tensión física. Después de bañarte, coloca ropa de cama limpia y túmbate para descansar.

Escucha música relajante

Este método es uno de los más eficaces porque afecta directamente al sistema nervioso. Presta atención a lo que escuchas antes de irte a dormir. No es buena idea poner la televisión o música rítmica, sino elegir una lista de reproducción que te ponga en estado de meditación y relajación. Sólo 20-30 minutos de escucha de temas relajantes pueden ayudarte a aliviar la tensión, el estrés y a prepararte para ir a la cama.

Utiliza la aromaterapia

Antes de dormirte, intenta influir en todos los sentidos, sin excluir la respiración. Llena el dormitorio con aromas relajantes de lavanda, incienso, ylang-ylang y menta. Añádelos a un difusor y vete a dormir. En unos minutos te sentirás agradablemente relajado, tras lo cual te quedarás rápidamente dormido.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc