Hábitos que son malos para el cerebro

Hábitos que son malos para el cerebro.

Muchas personas dan por sentada la capacidad de procesar y analizar situaciones. El cerebro controla toda la actividad humana, que con sus malos hábitos empeora su salud. A lo que debe prestar atención para asegurar la claridad mental a largo plazo, la memoria, la exclusión de los trastornos mentales y la depresión.

Dormir mal

Un buen descanso nocturno es esencial para la recuperación del cerebro. Cuando hay un déficit de sueño, la función cognitiva se ve afectada. La persona tiene dificultades para recordar, analizar, realizar tareas y concentrarse. La falta de sueño provoca la degeneración, la destrucción de las células cerebrales y conduce a la demencia.

Falta de contacto personal

El ser humano necesita una comunicación constante. En el proceso de conversación, los pensamientos y sentimientos se organizan y se transforman en lenguaje. Al mismo tiempo, hay una comprensión de las palabras que provienen del interlocutor. Incluso 10 minutos de este tipo de conversaciones durante el día son un ejercicio útil para el cerebro, que mejora la cognición y la memoria.

Hoy en día, los aparatos sustituyen a menudo la comunicación cara a cara. Esto afecta negativamente a la función cerebral y limita el entrenamiento del cerebro. Como resultado, las personas experimentan un aumento de la soledad, la depresión y los trastornos mentales.

Fumar

La corteza cerebral es la zona donde se forman los procesos de pensamiento, la memoria, la percepción y el lenguaje. A medida que envejecemos, se vuelve más fina, y la nicotina exacerba estos cambios. A menudo conduce al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Dejar de fumar ralentiza los procesos, pero no mucho, lo más frecuente es que sean irreversibles.

Alimentación inadecuada

La salud del cerebro se ve afectada negativamente por varios alimentos:

  1. La sal. El exceso de sal provoca hipertensión arterial, aumenta el riesgo de infarto y el deterioro cognitivo.
  2. El azúcar. Este producto altera la formación de la memoria a largo plazo y afecta a los procesos de aprendizaje.
  3. El alcohol. El alcohol daña las áreas del cerebro responsables de la navegación espacial y la memoria. A diferencia de la nicotina, la abstinencia del alcohol restablece las funciones perdidas.

Un estilo de vida sedentario

Este hábito afecta a muchos aspectos de la salud del cerebro. Para mejorarla, es necesario hacer ejercicio aeróbico, entrenamiento de fuerza y trabajar al aire libre. El ejercicio activa el flujo sanguíneo, restablece la nutrición celular. Todo ello afecta a la capacidad de aprender, adquirir nuevas experiencias, conocimientos, sistematizar y procesar la información, y frenar el desarrollo de la demencia (demencia).

¿Ha encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo corregiremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc
VidaParalela