Fármacos que reducen la testosterona en las mujeres

Fármacos que reducen la testosterona en las mujeres.

La testosterona suele percibirse como una hormona masculina, pero también está presente (aunque en cantidades mucho menores) en las mujeres. En el 4-7% del sexo débil se produce en exceso, dando lugar al síndrome de ovarios poliquísticos. Los niveles elevados de testosterona pueden provocar infertilidad por falta de ovulación. Además, aparece acné, voz gruesa y vello facial. Es posible reducir la testosterona en las mujeres con medicamentos, aunque los cambios en el estilo de vida también contribuyen a la recuperación.

Controlar los niveles de azúcar en la diabetes

El control del curso de la enfermedad crónica es necesario para un tratamiento adecuado. La diabetes de tipo 2 se caracteriza por una disminución de la sensibilidad de las células a los efectos de la insulina. Esto conduce a la obesidad y a la sobreproducción de la hormona. Los ovarios empiezan a producir más testosterona. Los niveles de glucosa en sangre deben controlarse regularmente. La hipertensión y la aterosclerosis se desarrollan en un contexto de elevación persistente.

La diabetes de tipo 2 puede prevenirse e incluso invertirse reduciendo el peso, realizando una actividad física regular y cambiando la dieta. Hay medicamentos que pueden normalizar los niveles de insulina y testosterona, lo que puede ayudar a restablecer el ciclo menstrual.

Consulta a tu médico sobre la toma de píldoras anticonceptivas

La falta de menstruación aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de útero. Las píldoras anticonceptivas para la testosterona alta en las mujeres ayudan a normalizar el ciclo menstrual. Estos medicamentos contienen estrógenos y progesterona. Sólo debes tomarlos según la prescripción de tu médico. Te explicará los posibles efectos secundarios, como la disminución de la libido, los cambios de humor, el aumento de peso, etc. Hay que entender que tener la regla mientras se toman anticonceptivos no asegura la fertilidad (posibilidad de quedarse embarazada).

Prueba los medicamentos antiandrogénicos

Otra opción sobre cómo reducir la testosterona en las mujeres es tomar antihormonas. En algunos casos, tu médico te aconseja que pruebes a tomar dosis bajas de antiandrógenos durante seis meses para evaluar su eficacia frente a las reacciones adversas.

Consumir productos de soja

Los alimentos de soja contienen fitoestrógenos, los equivalentes de la hormona femenina. Además, en algunas personas puede convertirse en un compuesto de equol, que puede reducir la producción de testosterona. Los productos de soja son variados, como la carne, la mantequilla, el pan y el tofu. Existe la percepción de que su consumo provoca problemas de mama y de tiroides, pero ahora no hay pruebas científicas de ello, siempre que no utilices alimentos transgénicos.

El tratamiento de la soja con calor elevado provoca la síntesis de sustancias cancerígenas. Asegúrate de que tus salsas y polvos se elaboran mediante fermentación natural. Este es un proceso que lleva semanas, no horas.

Añade semillas de lino a tu comida

Son fuentes naturales de ácidos grasos omega-3, que tienen efectos antiinflamatorios, y de lignanos, que estimulan la producción de estrógenos. Esta última puede reducir los niveles de testosterona total y libre en el organismo al inhibir su conversión en la más potente dihidrotestosterona. Recuerda que las semillas deben ser molidas para su digestión. Puedes espolvorearlos en los cereales del desayuno o consumir pan integral con lino.

Vigila tu consumo de grasas

La testosterona es una hormona sexual y necesita el colesterol para su producción. Esta última sólo se encuentra en las grasas animales saturadas (carne, queso, mantequilla). Las dietas basadas en estos alimentos provocan un aumento de la producción de testosterona. Los ácidos grasos insaturados (PUFA) son las únicas sustancias que ayudan a reducir los niveles hormonales.

La mayoría de los aceites vegetales (aceite de maíz, aceite de soja) son ricos en omega-6, pero consumirlos en grandes cantidades puede provocar otros problemas de salud, así que ten cuidado. Las formas más saludables de PUFAs (ricas en omega-3) se encuentran en el aceite de pescado, algunos pescados (salmón, atún, caballa, arenque), las nueces y las semillas. El equilibrio de las grasas naturales es la clave para eliminar las sustancias nocivas.

Evita los carbohidratos refinados

Dichos compuestos son ricos en azúcar (glucosa) fácilmente digerible, lo que aumenta drásticamente los niveles de insulina y hace que los ovarios produzcan más testosterona. Este proceso es similar al de la diabetes de tipo 2, tiene un efecto a corto plazo en lugar de a largo plazo. Por ejemplo, elige productos con jarabe de maíz de alta fructosa y productos integrales. Come más bayas y cítricos frescos, verduras fibrosas, verduras de hoja verde y legumbres. Evita o minimiza el consumo de dulces, galletas, pasteles, bollería, harina, chocolate y bebidas carbonatadas.

Elige medicamentos a base de plantas

Hay hierbas que reducen la testosterona en las mujeres, pero sus efectos directos no están bien estudiados. Entre ellos están el coco negro, el regaliz, el té de menta y el aceite de lavanda. Consulta siempre a tu médico antes de tomar hierbas que afecten a las hormonas. No los utilices si estás embarazada, amamantando o quieres concebir en un futuro próximo.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc