El impacto de las bacterias intestinales en la salud y el peso

El impacto de las bacterias intestinales en la salud y el peso.

Las bacterias son organismos unicelulares simples. De hecho, hay unas 10 veces más bacterias en el cuerpo que células humanas, y la mayoría de ellas se encuentran en el intestino. La combinación de microbios se denomina microbioma o microbiota y es única. Las bacterias del intestino determinan la forma en que se digieren los alimentos y también pueden afectar al peso y la salud.

Qué hacen las bacterias intestinales

  • Sintetizan nutrientes esenciales como la vitamina K, la vitamina B12 y la biotina.
  • Desarrollar y regular el sistema inmunitario.
  • Apoyar el desarrollo de la salud gastrointestinal.

Las investigaciones demuestran que el equilibrio general de las bacterias en el sistema digestivo influye en la salud y en la susceptibilidad a una serie de enfermedades y afecciones.

Cómo afectan las bacterias intestinales al apetito

Las hormonas leptina, grelina y péptido YY son producidas por el cuerpo y controlan el hambre. La leptina ayuda a suprimir el apetito en el cerebro, mientras que el péptido YY actúa para reducir la ingesta de alimentos. La grelina es una hormona que estimula el hambre y que funciona en un ciclo, aumentando antes de las comidas y disminuyendo después de ellas.

Ciertas reacciones en cadena provocadas por las bacterias intestinales afectan a la producción de estas hormonas y, por tanto, controlan el apetito. Algunas especies de bacterias intestinales producen ácidos grasos de cadena corta, como el propionato, cuando descomponen la fibra.

Otros efectos de las bacterias intestinales sobre la salud

Las bacterias intestinales tienen potencialmente un impacto significativo en la presencia de una serie de enfermedades. Pueden afectar al bienestar de las personas con muchas enfermedades, entre ellas:

  • Enfermedad de Crohn;
  • colitis ulcerosa;
  • Resistencia a la insulina;
  • Cáncer colorrectal.

Qué comer para aumentar las bacterias beneficiosas en el intestino

  • alimentos fermentados (por ejemplo, setas de té, chucrut, yogur);
  • alimentos ricos en fibra prebiótica (legumbres, avena, plátanos o cebollas);
  • Granos enteros;
  • té verde.

Los suplementos probióticos son otra forma de mejorar la salud intestinal, ya que se trata de bacterias vivas que ayudan a sustituir o equilibrar la microbiota. A menudo se recomiendan después de un curso de antibióticos que agotan sus recursos.

¿Ha encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos: