Dolor en el ojo: ¿qué puede ser?

Dolor en el ojo: ¿qué puede ser?.

Cuando los órganos de la visión están alterados, se producen graves molestias. El dolor, el desgarro y otros síntomas desagradables pueden ser signos de una patología grave. La única forma de llegar al fondo de la cuestión es acudir a un oftalmólogo, que averiguará lo que ocurre y encontrará el tratamiento adecuado.

Conjuntivitis

El picor y el lagrimeo son signos típicos de la inflamación de la membrana mucosa del ojo, que se llama conjuntiva. Las causas de por qué duelen los ojos son alergias, infecciones víricas o bacterianas. Los vasos sanguíneos de la conjuntiva se inflaman debido a la infiltración de polvo o gérmenes. Esto provoca el enrojecimiento de la mucosa, la hinchazón y el picor.

La conjuntivitis rara vez va acompañada de dolor: las molestias se deben a las costras que se forman en el párpado debido a la liberación de un líquido pegajoso. La enfermedad se trata con antivirales, antibióticos o antihistamínicos (para las alergias).

Daño corneal

La siguiente razón por la que te duelen mucho los ojos se debe a abrasiones o arañazos en la cubierta exterior. Se llama córnea y sirve para proteger los ojos de la suciedad. Si grandes partículas de polvo llegan a la membrana y la persona se frota o se rasca el ojo después, se producen abrasiones microscópicas. Serán dolorosas hasta que el daño se haya curado.

La mayoría de los arañazos o abrasiones desaparecen por sí solos. Si el dolor dura de 1 a 2 días, acude al médico. Te recetará gotas antibacterianas para prevenir la infección.

Blefaritis

Los ojos están protegidos de las lesiones por los párpados. Cuando se inflaman, se desarrolla una blefaritis. Los bordes de los párpados se hinchan, se vuelven dolorosos y la persona siente una sensación de ardor y picor. Al mirar al sol, se producen lágrimas y enrojecimiento. La blefaritis no afecta a la visión y no es contagiosa, pero causa grandes molestias. Las causas son los alérgenos, las bacterias y otros microorganismos. El tratamiento consiste en aplicar compresas, retirar las costras de los párpados y aplicar pomadas con antibióticos o esteroides.

Cuerpo extraño

Una pestaña encarnada, grandes partículas de arena o suciedad suelen ser la causa del dolor ocular en la mucosa. Esta afección se acompaña de irritación, lagrimeo, parpadeo frecuente y enrojecimiento. Si no se elimina el cuerpo extraño, la córnea puede resultar gravemente dañada. Intenta deshacerte de ella enjuagando el ojo con agua. Si esto no ayuda, acude a un oftalmólogo.

Queratitis

Si te duele un ojo, la causa puede ser un traumatismo o una inflamación de la córnea. La infección se desarrolla debido a hongos, alérgenos, virus, bacterias, en casos raros se produce debido a la deficiencia de vitamina A y B, la reducción de la inmunidad. El riesgo de queratitis aumenta por el hábito de dejar las lentillas puestas durante la noche.

El tratamiento de la inflamación depende de la causa. Los médicos suelen prescribir gotas oculares antivirales o antibacterianas. La queratitis crónica es peligrosa por la disminución de la agudeza visual, por lo que se recomienda una visita al oftalmólogo si tienes síntomas de infección.

Neuritis

Una causa grave de dolor es la inflamación del nervio óptico. Se encuentra en la parte posterior del globo ocular, desde donde se extiende hasta el cerebro. La causa suele ser la esclerosis múltiple, las enfermedades dentales y neurológicas. La gonorrea y la neurosífilis también provocan daños en los nervios. Los síntomas van desde la pérdida repentina de visión hasta el dolor al intentar mirar a su alrededor. La neuritis se trata con antivirales, antibióticos y corticoides.

Iritis o uveítis

Si te duelen los globos oculares, el origen de las molestias es una inflamación de la mucosa debida a un traumatismo o a un sistema inmunitario débil. Dicha infección se denomina uveítis. Los síntomas son el dolor, el enrojecimiento de los párpados y el deterioro de la visión.

Si el iris se inflama, se produce otro problema, la iritis. Sus signos son fotofobia, espasmo vascular y enrojecimiento alrededor del ojo. Ambos se tratan con esteroides, antibióticos o gotas antivirales.

Glaucoma

Esta patología está asociada a la acumulación de un exceso de líquido en el ojo, que presiona el nervio óptico. Si el glaucoma no se trata, puedes quedarte ciego. En la mayoría de los casos no hay síntomas tempranos de la enfermedad.

El dolor intenso y repentino en el ojo, los vómitos o las náuseas son indicativos de un glaucoma agudo de ángulo cerrado. Se trata de una situación en la que la presión dentro del órgano visual aumenta rápidamente. El problema requiere atención médica inmediata, ya que a menudo conduce a la ceguera. El glaucoma se trata con cirugía si las gotas o las pastillas no ayudan.

Sinusitis

Los órganos de la visión están conectados con los senos de la nariz. Cuando se inflaman, se produce una sinusitis. La enfermedad se caracteriza por una hinchazón que presiona los globos oculares. Para evitarlo, hay que tratar la causa subyacente, una infección de las fosas nasales.

Cebada

Una causa común de dolor en el ojo es el gordeolum, o cebada. Se forma un bulto alrededor del borde del párpado debido a la infección, y los folículos de las pestañas y las glándulas lagrimales se inflaman. La úlcera desaparece por sí sola al cabo de 2 a 4 días. En los casos graves, la pústula se trata con corticoides.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc