¿Cómo se hace un pan de elote?

¿Cómo se hace un pan de elote? En el mundo de la repostería tenemos una cantidad enorme de preparaciones, que no siempre siguen una estructura, por lo que podemos cambiar ciertos elementos, añadir nuevos ingredientes y obtener texturas nuevas, sabores únicos, preparaciones personales, etcétera. Las variantes que se consiguen son muchas y dependiendo de la creatividad de la persona, podemos obtener variaciones en sabores.

Y una de las preparaciones más usadas en todo el mundo son las tortas, conocidas en otros países como pan. Esta receta permite que la persona use sabores de todo tipo, desde texturas secas ideales con bebidas como el café o la leche, y otras más húmedas y frescas, para cumpleaños y eventos especiales.

¿Cómo se prepara un pastel o una torta?

Hay varias maneras de prepararlas, pero todas siguen una estructura añadiendo luego otros cambios para obtener sabores y texturas diferentes. El ingrediente principal para las tortas es la harina de trigo, que se complementa con mantequilla y azúcar. Todas ellas se mezclan hasta obtener una masa.

Esa masa posteriormente se añade a un molde con diferentes formas y se pone a hornear, al menos por 30 minutos. El resultado de ese horneado es el pastel como tal, y lo podemos dejar así, o decorar añadir más sabores, etcétera, pero ya es opcional.

¿Qué variantes podemos usar para preparar el pastel?

Los diferentes sabores que se obtienen dependen del país y de la zona, debido a que si en una región se da mucho una fruta, verdura u otro ingrediente, esta se le añade a la receta de la torta, dándole un nuevo sabor y una nueva variante.

Por ejemplo, en algunos países la auyama se usa junto con la harina para crear una torta de auyama, y así con otros países. En México, Centroamérica y parte de Sudamérica, donde se cosecha el maíz, también se consiguen tortas con ese sabor.

¿Cómo preparar una torta de elote o de maíz?

      El maíz es un producto que se consume en américa hace miles de años, es la base de la popular arepa, típica de Venezuela y Colombia, y las pupusas de El Salvador, y también se le añade a la masa de la torta para hacer una con sabor a elote.

Lo primero que debemos hacer es pelar el maíz, para que la semilla quede separada de la base donde se encuentran, luego se baten o se licúan, para que quede con una textura líquida, de manera que se pueda añadir a la masa y sea moldeable. Una vez hemos obtenido la textura suave del elote, procedemos a añadirla junto con la harina de trigo.

Integramos la harina junto con la mezcla del maíz y procedemos a realizar la torta como cualquier otro caso, el sabor puro del maíz es semidulce, por lo que no debemos excedernos del azúcar. Cuando está hecha la estructura, no se le añade muchos sabores, puede ser trozos de pina pero que no choquen con el sabor propio del maíz.