¿Cómo se hace el vino tinto?

     ¿Cómo se hace el vino tinto? El vino tinto es una bebida muy popular que se extendió por Europa y rápidamente por todo el mundo. Hoy en día se bebe en casi cualquier ocasión, pero en muchos casos se reserva para eventos especiales, fiestas de clase alta, restaurantes finos, etcéteras. Y en otros países forman parte de su cultura, por ejemplo en Argentina, donde se toma vino a diario, acompañado de un asado.

El vino ha tomado una importancia lujosa, viendo botellas edición limitada, diseños exclusivos, sabores nuevos, entre otros. Su proceso de elaboración es largo, y cada detalle debe cuidarse con mucho detenimiento, porque equivocarse en una sola parte, hará que el sabor que buscamos se deteriore, por lo que no es nada fácil realizarlo.

¿Qué materiales e ingredientes necesito para elaborar vino tinto?

Para la elaboración de un vino tinto se utilizan en un principio, uvas, la cantidad de racimos dependen de la cantidad de botellas que se van a hacer, miel, 1 paquete de levadura y agua filtrada. 1 cántaro o frasco de vidrio, 1 garrafón de vidrio con pico pequeño, 1 botella de vino limpia con corcho.

Primera parte: La vendimia

     El vino hecho de alta calidad, las empresas plantan y buscan las uvas ideales para esta realización, las mejores frutas se dan entre agosto y septiembre. Si queremos hacer nuestro vino desde el hogar, podemos comprar las uvas del mercado, pero seleccionando con mucho cuidado las que estén bien maduras.

La selección de las uvas es vital en el proceso de la fermentación, ya que de ello depende el sabor que obtendrá en la fermentación.

Despalillado

El despalillado es el proceso donde separamos las uvas del resto del racimo, tenemos dos opciones, la primera es hacerlo de manera manual, y la segunda es objeto llamado despalilladora, en caso de ser muchos racimos y así adelantar el  proceso.

Luego pasamos por el estrujado, donde se busca el sabor que hay dentro de la uva, rompiendo la capa exterior que posee. Los primeros años de elaboración se hacía pisando las uvas, ahora se puede hacer con máquinas y productos del hogar.

Maceración y fermentación alcohólica

Una vez hemos estrujado la fruta, comenzamos con la maceración y la fermentación, guardando el líquido del vino en un cántaro a una temperatura fresca, siempre vigilando que no se altere a grandes grados. Este proceso es muy importante no solo por el sabor que le da al vino, sino que también mediante este proceso el vino obtiene el color necesario.

Si la cantidad de uva es grande, la levadura se produce de manera natural, si es poco el vino, se usa levadura que podemos comprar, y lo añadimos una semana después del proceso de maceración y fermentación.

Embotellado

El vino puede durar fermentando por mucho tiempo, pero el plazo mínimo es de 1 mes, cuando pase ese tiempo, lo podemos retirar y almacenar en botellas de vidrio, se pone a enfriar por lo menos unas 12 horas y estará  listo para su consumo.