Cómo pedir ayuda y no ser rechazado

Cómo pedir ayuda y no ser rechazado.

Muchas personas se encuentran en situaciones difíciles. A veces temen que pedir ayuda pueda ser visto como un signo de debilidad. No siempre es fácil admitir los problemas que no puedes resolver por ti mismo. Los psicólogos dan consejos sobre cómo pedir ayuda en situaciones difíciles.

Elija la persona y el momento adecuados

Si decides buscar apoyo, piensa en personas de confianza. Puede tratarse de un amigo íntimo que le mantenga la calma en un momento difícil o de un familiar que le ayude en lo que haga. Necesitas que piensen en ti y te demuestren que te importan y te prestan atención, por ejemplo, llamando por teléfono.

Es muy importante acertar con el momento. Tal vez la persona a la que quiere dirigirse tenga muchos problemas. Aunque creas que está bien, es mejor preguntar de antemano.

Estar abierto a la ayuda

Tal vez la situación le moleste tanto que le resulte difícil ordenar sus pensamientos y poner las cosas en orden. Sólo cuente su problema. Sea sensible a los consejos que le den. Si la persona ve que te interesan sus ideas, querrá seguir ayudando. Acepta que quizá tengas que hacer una lluvia de ideas para encontrar una solución.

Díganos qué necesita

Es importante exponer la solicitud de ayuda de forma sencilla y clara. La persona debe comprender claramente la situación y evaluar sus propios puntos fuertes. Tal vez se necesite consejo, apoyo moral, un servicio práctico o ayuda material.

Estar al lado de tus amigos

Es importante recordar que estas relaciones no son un juego unidireccional. Tus amigos también pueden necesitar ayuda algún día. Necesitan saber que pueden contar contigo y que estás abierto a apoyarles. Este tipo de relaciones garantizan que no haya miedo al rechazo y que cada uno esté ahí para el otro.

¿Ha encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos: