¿Cómo bañar a mi gato?

      ¿Cómo bañar a mi gato? A diferencia de los perros, los gatos suelen ser más independientes en muchos aspectos, realizan ciertas actividades que no necesitan ayuda, y una de esas es el baño. Un gato puede bañarse por sí solo, ya que aprende a limpiarse con la lengua y llega a todas las zonas del cuerpo, incluso usa sus patas para limpiar zonas de su cuerpo que es imposible llegar por sí solo con la lengua.

A pesar de esto, no está de más bañar a nuestro gatos por lo menos una vez al año, con el fin de evitar que tenga suciedad que sean difíciles de remover, sobre todo en casos donde su pelaje está de color blanco.

¿Por qué es importante bañar al gato?

El baño en los gatos no es un tema tan serio como sucede con los perros, los gatos pueden cuidarse por sí solos y remover ciertos imperfectos de su cuerpo. Pero al ser animales muy activos en la noche, exploran diferentes zonas y terminan ensuciándose en demasía. Bañarlo ayuda a quitarle la suciedad que por él mismo no puede remover, de esta manera evitamos posibles enfermedades o infecciones que deterioren su salud.

¿A qué edad se recomienda bañar por primera vez al gato?

Los gatos se bañan por primera vez después de cumplir un año, antes de ese tiempo, su cuerpo no se acostumbra a climas fríos, y el agua puede afectarle seriamente, dañando su pelaje. Los gatos que tienen mucho pelo se pueden bañar después de los 8 o 10 meses, ya que su pelo protege su piel.

¿Qué necesitamos para bañar a nuestro gato?

Los gatos no se bañan con cualquier objeto de limpieza ni de la misma manera de los perros, tienen un cuidado especial. Para empezar, compramos un champú especial para gatos, lo encontramos en cualquier tienda especializada o en la veterinaria. Una alfombra para colocar al gato, para que no se resbale con el agua, y por último un paño para secarlo una vez hemos terminado.

¿Cómo empezar a bañar al gato?

Lo primero as abrir el agua del grifo unos minutos antes de bañar al gato, para que este se acostumbre al sonido y no se asuste. Algunos gatos les da curiosidad el agua y optan por jugar con ella, si esto te pasa es una buena señal. De manera progresiva vamos ingresando el gato al agua, y con mucho cuidado ir restregando las patas y lavarle la cara.

Cuando ya esté completamente mojado, procedemos a usar el champú y seguimos restregando hasta quitarle toda la espuma.

Últimas consideraciones para bañar al gato

Cuando terminemos de bañar al gato, cerramos el grifo del agua y lo secamos inmediatamente, que no quede ningún espacio de su cuerpo con agua, si pasamos un secador con el nivel bajo también es recomendable.

Hay que procurar bañar el gato en verano, porque el frío lo puede enfermar, así que busca días soleados y así evitarás posibles malas reacciones a la mascota.