¿Cómo aprender a ir al baño?

¿Cómo aprender a ir al baño? Aprender a ir al baño es propio de los niños que apenas comienzan hacer ciertas cosas solos, entre ellas, comer o usar el inodoro. Este tipo de aprendizaje forma parte de esos primeros pasos que nos forman a lo largo de la vida. Es por ello que, mientras queremos enseñar al niño a ir al baño, es recomendable tener ciertos elementos didácticos a la mano.

Cuando un niño aprende a ir al baño, se vuelve más independiente y comienza a ver esos hábitos de forma diferente. Es por ello que, lo recomendable es poder inculcar los modales que el niño necesita y que vayan de acuerdo con las normas que se manejan en casa.

Que encuentre el inodoro

Lo primero que debemos enseñarle al niño, es que pueda encontrar y ver el sitio donde se encuentra el inodoro, de manera que, cuando sienta deseos de ir al baño, pueda encontrar con facilidad el camino hacia el baño.

Ahora bien, cabe destacar que, el niño puede comenzar a usar el baño una vez que aprende a controlar las ansias de hacer pipí o popó. Si el niño tiene la capacidad de mantenerse seco después de despertarse o durante la noche, comienza a avisar que debe ir al baño, es el momento más recomendado para que pueda ir solo al inodoro.

Primer paso

Como uno de los primeros pasos, es poder armarse de paciencia y amor, para que durante el proceso de enseñanza, el niño se sienta cómodo y tú puedas manejar la situación de mejor manera. Es recomendable poder recurrir a los juegos o maneras de enseñanza que vayan acorde con la edad del niño, para que pueda entender que se trata de un aprendizaje necesario y divertido al mismo tiempo.

Lo próximo es crear un vocabulario adecuado para que el niño pueda referirse a la necesidad de orinar o de hacer del dos. Esto ayudará a identificar cada una de esas necesidades, tú podrás entender a qué se refiere, y el niño sabrá identificar de mejor manera.

Segundo paso

Demuéstrale al niño que, el lugar para hacer pipí o popó, es el lugar a donde van sus padres y los niños grandes, esto animará a tu hijo a que tienda a elegir el baño cada vez que tenga deseos de evacuar.

El baño debe ser un lugar agradable, o por lo menos, que no se sienta confundido o incómodo, es primordial que pueda comenzar a familiarizarse con el espacio del baño, así podrá ir solo cuando le plazca. Por otro lado, es necesario que no se identifique el baño como un lugar sucio o que está mal evacuar. Hay que evitar que el niño se sienta amenazado o con vergüenza por ir al baño.

Tercer paso

Para hacer que el niño comprenda mejor el uso del baño, ten en cuenta lo siguiente:

  • Practica las veces que sea necesario para que el niño comprenda cómo se usa el baño.
  • Haz que sea un proceso divertido, no debe ser traumático.