Causas del mal olor corporal que no se deben ignorar

Causas del mal olor corporal que no se deben ignorar.

El habitual mal aliento de la mañana o el sudor de las axilas después de un entrenamiento pueden eliminarse fácilmente cepillándose los dientes y aplicando desodorante. Pero algunos olores indican problemas de salud que no deben ignorarse. Si tus órganos funcionan mal, tu cuerpo puede oler de forma inusual, áspera y desagradable. Así es como el cuerpo envía señales de ayuda. El olor corporal y las enfermedades están relacionados. Se trata de enfermedades de transmisión sexual, diabetes, problemas estomacales, intestinales y de tiroides. ¿A qué debes prestar atención?

Aliento a fruta

Si tu aliento huele a fruta o a dulces incluso después de lavarte los dientes, indica cetoacidosis diabética, una de las complicaciones de la diabetes. En esta afección potencialmente mortal, se produce un fallo en el metabolismo de los hidratos de carbono y una fuerte subida del azúcar en sangre.

El olor a fruta o a acetona del cuerpo o de la boca en los diabéticos es uno de los síntomas tardíos de la cetoacidosis y requiere atención médica inmediata.

Flujo vaginal inusual

No todos los olores íntimos deben causar pánico. Las secreciones y los olores inusuales son razones para consultar al médico. Deben evitarse los productos de higiene íntima con perfumes fuertes. Hacen más daño que bien al enmascarar el aroma natural y causar irritación.

El flujo vaginal huele a pescado

Si el olor normal de la vagina se vuelve demasiado penetrante, es un motivo para acudir a un ginecólogo. El flujo huele a pescado cuando tienes candidiasis o vaginosis bacteriana. Los microorganismos se multiplican activamente y alteran el equilibrio de la flora vaginal. El olor suele ser más fuerte después de las relaciones sexuales, que suelen ir acompañadas de un flujo abundante.

Si no se trata, la vaginosis conduce a enfermedades más graves.

Otras secreciones de olor fuerte

Otros olores penetrantes se asocian a posibles infecciones. El olor a levadura, putrefacción, cloro, metal es indicativo de candidiasis vaginal o de varias enfermedades de transmisión sexual.

Olor desagradable de la piel

En las enfermedades infecciosas, las bacterias nocivas se multiplican en la piel y sus productos de desecho se acumulan. El olor difiere del sudor normal en la fuerza y la acritud. La gangrena, un tejido moribundo, huele acremente a carne podrida.

Otras infecciones de la piel son las estafilocócicas, el «pie de atleta» (un hongo del pie al que son propensos los deportistas debido al uso constante de zapatillas deportivas), diversas micosis.

Las erupciones, el picor, el enrojecimiento, los bultos, los crecimientos o las hinchazones de la piel requieren un examen por parte de un dermatólogo.

Mal olor del cuerpo y del aliento

Algunos problemas de salud internos van acompañados de un olor desagradable. A veces se asocia a una enfermedad renal o hepática. Suele haber dolor en el abdomen e hinchazón, y también son característicos el picor en la piel y la orina oscura. Estos signos pueden ser síntomas de problemas menos graves, así que no te asustes y acude al médico.

Olor penetrante a sudor

Con el hipertiroidismo, la sudoración excesiva, la humedad excretada se mezcla activamente con las bacterias de la piel, provocando un olor acre. Las axilas huelen más fuerte que el ejercicio normal. Otros síntomas del hipertiroidismo son el nerviosismo, el cabello quebradizo y sin vida, las palpitaciones, la fatiga y los trastornos intestinales. Si hay un olor a vinagre en el cuerpo cuando sudas en exceso, es posible que tengas un déficit de vitamina D y de yodo.

En las mujeres, esta señal es a veces indicativa de mastitis.

Mal aliento después de un resfriado

El mal aliento persistente es un signo de una mayor proliferación bacteriana en las encías o de una infección en los senos paranasales. Si tu aliento huele mal durante o después de un resfriado, indica posibles complicaciones en forma de sinusitis o sinusitis maxilar.

Olor del aliento que no desaparece después de lavarse los dientes

La higiene bucal es la solución al mal aliento. Sin embargo, si el olor persiste después del cepillado, puede haber un problema intestinal. Si el estómago no produce suficiente ácido, no puede digerir adecuadamente los alimentos. La hipoclorhidria es una enfermedad grave que provoca náuseas, vómitos, hinchazón, infecciones intestinales, carencias de vitaminas y nutrientes y enfermedades de la piel.

Orina de olor inusualmente penetrante

Normalmente, la orina de una persona sana no tiene un olor penetrante. Cualquier cambio se debe a algún tipo de problema: infección urinaria, diabetes, deshidratación. En las enfermedades de los órganos internos, las toxinas se eliminan con la orina. A veces el cambio no se debe a un mal funcionamiento, sino al consumo de determinados alimentos.

Sudor de estrés.

La sudoración excesiva es común en personas con ansiedad, neurosis. La transpiración por estrés sale de otras glándulas y huele mucho más fuerte. Si el origen del olor penetrante es el estrés y la ansiedad, la persona necesita ayuda psicológica.

Los olores siempre acompañan a una persona, su sudor, su piel, su aliento, su orina y otras secreciones huelen diferente.

Los olores desagradables suelen estar asociados a una higiene inadecuada o irregular. Pero si se producen cambios bruscos, son indicativos de posibles trastornos metabólicos, trastornos de órganos internos o infecciones cutáneas. El olor por sí solo no es una prueba directa de la enfermedad, por lo que hay que prestar atención a los síntomas que la acompañan.

¿Encuentras un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos: