Causas del dolor de muelas

Causas del dolor de muelas.

Cuando aparecen molestias en la boca, lo primero que se piensa es en la caries. El dolor de muelas también puede estar causado por problemas dentales, como la enfermedad de las encías o la inflamación de las articulaciones de la mandíbula. El estrés, los resfriados, las lesiones o el embarazo, o el blanqueamiento del esmalte también pueden provocar síntomas desagradables.

Recesión de las encías

En algunas enfermedades, la mucosa periodontal -los tejidos que rodean al diente- se encoge. Este proceso se llama recesión de las encías. El resultado son raíces desnudas y una mayor sensibilidad. El dolor de la recesión no es constante, sino que se produce bruscamente al entrar en contacto con alimentos calientes o fríos.

Inflamación de los senos paranasales

La sinusitis o sinusitis maxilar no es una razón infrecuente por la que te duelen los dientes. Esto se debe a la proximidad de los senos paranasales a la boca. La mucosidad y el pus que se acumulan en ellos cuando se inflaman provocan molestias al masticar los alimentos o al presionar la mandíbula. El dolor suele ser una sensación de tirón, no limitada a una zona concreta, y puede extenderse a las sienes. En este caso, hay que consultar a un otorgante antes de ir al dentista.

Rechinar los dientes por la noche (bruxismo)

El apretamiento de las mandíbulas provoca la abrasión del esmalte, lo que causa dolor y molestias. El bruxismo es el rechinar involuntario de los dientes al dormir. La enfermedad tiene causas psicológicas, neurológicas o dentales. A menudo la persona no es consciente de lo que le ocurre por la noche. Signos como el dolor de cabeza matutino, el espasmo muscular cervical, facial y de los hombros son indicativos de este hábito.

Absceso

La caries avanzada en el interior del diente o la enfermedad periodontal suelen provocar una infección. Como resultado del proceso inflamatorio, se forma un flujo o absceso, una acumulación de pus en la superficie de la mandíbula. Se caracteriza por un dolor punzante y una inflamación de la encía o la mejilla. Para evitar complicaciones, el absceso debe tratarse lo antes posible. Como precaución, utiliza el hilo dental a diario para limpiar las zonas de difícil acceso.

Caries en el diente

La caries es la enfermedad dental más común. Más del 95% de las personas se encuentran con ella. Es la destrucción del tejido dental duro, la disolución de los minerales que lo componen y la formación de un agujero. Incluso una pequeña caries puede provocar la exposición de los nervios y un fuerte dolor. Un empaste o una corona pueden ayudar en caso de caries.

Diente agrietado o fracturado

La sensibilidad al morder se produce cuando el esmalte está dañado. Las superficies agrietadas pueden ser causadas por la acción mecánica, el cepillado con pastas abrasivas, grandes cantidades de ácido en los alimentos. La caries o la avitaminosis podrían ser la causa del daño. Las restauraciones, la intensificación del flúor y las carillas pueden resolver el problema.

Muelas del juicio

A la edad de 15-25 años, erupciona el tercer molar (ocho). Es el nombre médico de las muelas del juicio, que se consideran rudimentarias. No son importantes para la salud bucodental, pero suelen causar problemas dentales. Su erupción puede ir acompañada de un fuerte dolor y de una inflamación parecida al pus. Los médicos recomiendan extirpar los octavos.

Apretar la mandíbula en situaciones de estrés

El hábito de tensar los músculos de la masticación también explica por qué te duelen los dientes. Apretar la mandíbula en momentos de estrés emocional o físico no se hace conscientemente, por lo que es difícil notarlo. Este hábito es muy perjudicial y provoca un daño completo en al menos un lado de la mandíbula. Intenta controlar tus emociones. Para salir de un estado de estrés, utiliza prácticas de relajación.

Trastorno de la articulación temporomandibular

Un dolor de muelas que va acompañado de acúfenos y problemas para tragar es indicativo de una disfunción de la ATM. Es un trastorno de la articulación temporomandibular, en el que su función coordinada está alterada. Puede estar causada por una maloclusión, defectos dentales o lesiones de la mandíbula. Uno de los principales síntomas es un chasquido al abrir la boca. El tratamiento incluye el tallado, la alineación de los dientes y la corrección de la mordida.

Gingivitis o periodontitis

Aunque estas infecciones no provocan dolor en el interior de los dientes, es difícil saber exactamente dónde se encuentra el origen de las molestias por la sensación. La gingivitis, la periodontitis y la enfermedad periodontal son etapas sucesivas de la enfermedad inflamatoria de las encías. Tienen síntomas similares, pero complicaciones diferentes. Pueden estar causadas por avitaminosis, enfermedades crónicas del aparato digestivo (enfermedad por reflujo gastroesofágico) y otras.

Traumatismos dentales

El origen del síndrome de dolor explica un golpe en la mandíbula, por ejemplo, durante la actividad física. Dependiendo de la intensidad del impacto, los dientes pueden astillarse, agrietarse o romperse. La aparición de este dolor no siempre es comprensible con un traumatismo craneal. El síntoma se explica por el hecho de que la mandíbula superior golpea brevemente, pero con intensidad, contra la mandíbula inferior durante el impacto. Aunque no haya efectos externos del traumatismo, esto no significa que los dientes no estén dañados.

Un herpes labial

Un dolor de muelas persistente durante la gripe o las infecciones respiratorias agudas está causado por una infección de los senos nasales. Las flemas y el pus se acumulan en ellas, lo que hace que la presión se acumule en la encía. En caso de dolor de garganta, la inflamación se extiende a todos los nervios dentales, lo que provoca un dolor de tirón. Respirar por la boca con la nariz tapada hace que la mucosa se reseque. La saliva impide que las bacterias se multipliquen, pero en su ausencia aumenta el riesgo de caries.

Blanqueamiento del esmalte dental

El procedimiento dental más deseado a veces tiene consecuencias desagradables. El esmalte se destruye con cualquier exposición externa. Incluso los productos suaves provocan un aumento de la sensibilidad dental. No se pueden evitar los problemas si se han blanqueado con agentes agresivos. Esto se debe a la penetración de las moléculas de oxígeno en la estructura del esmalte.

Embarazo

La sensibilidad de los dientes no se ve afectada por el proceso del parto en sí, sino por los cambios hormonales en el cuerpo de la mujer. Estos provocan una alteración del metabolismo del que depende el estado del esmalte. Debido a la toxicosis, la acidez de la boca aumenta, lo que a menudo conduce al desarrollo de caries. No se debe tolerar el dolor de muelas durante el embarazo. Acude a un dentista que encuentre una opción de tratamiento segura.

Tiempo frío o fluctuaciones de temperatura

Debajo del esmalte duro está la dentina del tejido conectivo. La pérdida de la capa protectora expone el nervio y aumenta la sensibilidad de los dientes. Responden a los estímulos con un dolor agudo de corta duración. Los más comunes son el aire frío, la comida caliente o los cambios de temperatura. Para fortalecer la dentina, come más alimentos que contengan flúor, utiliza una pasta de dientes especial y toma vitaminas.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc
VidaParalela