Causas del dolor de espalda después de dormir

Causas del dolor de espalda después de dormir.

El descanso nocturno debería asegurar la recuperación y darte un impulso de energía para el día siguiente. Si tu cuerpo está dolorido después de despertarte, tu estado de ánimo y tu rendimiento se verán afectados. Los motivos del dolor de espalda tras una larga noche de sueño pueden variar, y es mejor averiguarlo enseguida para evitar consecuencias negativas.

Dormir en una posición incorrecta

El hábito de tumbarse boca abajo, de espaldas o de lado se considera normal si es cómodo: la gente elige la posición en función de su constitución, edad y otros factores. Si, por el contrario, te duele la zona lumbar después de dormir, debes cambiar tu posición habitual. La postura correcta es aquella en la que la fase de sueño profundo comienza más rápidamente.

Si esta fase es siempre corta o empieza a interrumpirse constantemente, el bienestar humano se deteriorará: a los dolores se sumarán el olvido, el envejecimiento prematuro y la debilidad crónica. Es mejor dormir de lado o de espaldas, ya que estas posturas ayudan a aliviar la tensión de los músculos y la columna vertebral.

Inflamación

El malestar después de dormir suele ser la primera señal del cuerpo de mala salud. Las causas peligrosas del dolor de espalda después de dormir son los procesos inflamatorios, que se indican mediante signos específicos: si encuentras al menos tres de ellos, acude al médico urgentemente.

Síntomas del dolor de espalda inflamatorio:

  • aumentando gradualmente;
  • sólo se produce por la noche;
  • se intensifica tras el despertar;
  • No desaparece en reposo;
  • La intensidad disminuye después de la actividad física;
  • Por la mañana dura más de 30 minutos.

Almohada o colchón incómodo

La curvatura de la columna vertebral y la posición correcta de la cabeza son la base de un buen descanso. A veces el dolor de espalda después de dormir se debe a una altura incorrecta de la almohada, porque las vértebras se curvan hacia fuera y pellizcan las terminaciones nerviosas. La persona no nota ninguna molestia por la noche, pero por la mañana experimenta rigidez en el cuello y en la zona lumbar.

Las razones del dolor de espalda después de dormir pueden residir en el uso de un colchón mal ajustado. Un colchón demasiado firme no sostiene la columna vertebral y reduce el apoyo necesario para la zona lumbar, mientras que un colchón muy blando se hunde bajo el peso del cuerpo y perturba sus curvas naturales. Un colchón que lleva mucho tiempo en uso también es malo para su calidad, por lo que debes sustituirlo cada 7-10 años.

La almohada ideal debe ser ortopédica, de 10 a 15 cm de altura y tener un relleno natural. Un colchón debe tener el tamaño adecuado para la cama y debe tener un sistema de muelles independientes, rellenos transpirables y espuma con memoria.

Fibromialgia

El peligro de las enfermedades neurológicas crónicas es que son difíciles de reconocer, ya que los síntomas son poco específicos y el diagnóstico puede hacerse años después de la aparición del problema. Una de estas enfermedades es la fibromialgia, que aumenta el dolor en todo el cuerpo.

La enfermedad es más frecuente en las mujeres mayores: la aparición del dolor por la mañana se explica por la estasis sanguínea, que se produce debido a la inmovilidad durante el sueño. Estar de pie durante mucho tiempo en una misma posición provoca espasmos musculares: cuanto más incómoda sea tu postura por la noche, más te dolerá la espalda por la mañana. Para aliviarlo, haz ejercicio y muévete más.

Síntomas de la fibromialgia:

  • Dolor de espalda en la región lumbar después de dormir;
  • confusión;
  • fatiga crónica;
  • sensibilidad al ruido, a la luz;
  • irritabilidad;
  • dolor de cabeza;
  • calambres;
  • La dependencia del bienestar de los cambios en el clima;
  • disminución de la concentración;
  • problemas de memoria.

Síndrome de dolor miofascial

Si te duele la espalda en la zona de los omóplatos, en la parte posterior de la cabeza o en la fosa lumbar después de dormir, puede indicar la presencia de un síndrome de dolor miofascial (SDM). Se trata de una enfermedad crónica en la que se forman masas dolorosas llamadas puntos gatillo en distintas partes del cuerpo. El dolor en el MBS es muy intenso, lo que hace que sea difícil levantarse de la cama después de despertarse.

Factores de riesgo de los MBS:

  • Sobreesfuerzo muscular. En una persona no entrenada, se producen microdesgarros en las fibras musculares después de un entrenamiento al levantar pesos. Si la carga se repite con frecuencia, se producirá un engrosamiento del tejido muscular.
  • Enfermedades y lesiones de la columna vertebral. La osteocondrosis, la espondiloartritis y la escoliosis provocan dolor al moverse, y para reducirlo hay que mantener una posición determinada. Esto provoca tensión en los músculos periespinales y la formación de puntos gatillo.
  • El mismo tipo de movimiento. Las acciones repetitivas durante el trabajo suponen una gran tensión para determinados grupos musculares, lo que contribuye a la formación de compactaciones.
  • Estrés. La tensión emocional crónica aumenta la contracción muscular involuntaria e impide la relajación muscular.
  • Baja movilidad. La postura estática forzada prolongada provoca espasmos musculares.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos: