Bacterias de la microflora intestinal

Bacterias de la microflora intestinal.

En el cuerpo humano viven más de 100 billones de microbios. Las bacterias del intestino están en simbiosis con el cuerpo y representan su microflora (o microbiota). Tiene un gran impacto no sólo en la salud física, sino también en el bienestar psicológico. Los estudios han encontrado una relación entre las bacterias y los rasgos de personalidad. Los resultados sugieren un cambio en los hábitos alimentarios.

Investigación sobre la conexión entre el microbioma y el cerebro

El objetivo del experimento era probar una teoría denominada eje intestino-cerebro. Sugiere que la microflora es capaz de influir en el comportamiento humano, en el estado de ánimo. Afecciones como la depresión, el nerviosismo e incluso el autismo pueden verse afectadas por el tracto gastrointestinal (GI). La mayoría de las pruebas se realizan en animales, pero el análisis del microbioma humano ha requerido la participación de voluntarios en la población.

Los investigadores recogieron muestras fecales de 655 participantes en el experimento. Eran mujeres adultas (70%) y hombres (30%) de entre 35 y 45 años. Se hicieron preguntas a los voluntarios sobre su salud, estilo de vida, hábitos alimentarios y comportamiento. Basándose en las respuestas y en los análisis de la microflora intestinal de los participantes, los especialistas sacaron interesantes conclusiones. Se refieren a la relación entre la composición bacteriana y aspectos de la personalidad como la sociabilidad y el neuroticismo.

Rasgos básicos de personalidad

Los investigadores explicaron los métodos que utilizaron en su experimento. En su trabajo utilizaron un modelo de cinco factores de personalidad. Refleja la adaptación de una persona al entorno y describe cómo se perciben las personas. Todas las diferencias de personalidad de este modelo se agrupan en 5 áreas principales. En aras de la pureza de los resultados del experimento, los investigadores no tuvieron en cuenta una serie de factores. Entre ellos, la toma de antibióticos o probióticos, el sexo, el peso y la edad.

5 tipos principales de personalidad:

  1. Extraversión. Una tendencia a interactuar con los demás, a buscar la comunicación, a disfrutar de las interacciones.
  2. Integridad. Comportamiento social consciente, concentración en la tarea, atención a los detalles.
  3. Neuroticismo. Inestabilidad mental, incapacidad de controlar las emociones negativas, excitabilidad nerviosa grave.
  4. Apertura. Disposición a adquirir nuevas experiencias y conocimientos, pensamiento creativo, alto nivel de curiosidad intelectual.
  5. Benevolencia. Una expresión de confianza, voluntad de cooperación, participación activa en las interacciones sociales.

Cómo se comunican las bacterias y el cerebro

La formación de la personalidad comienza con el nacimiento. Un conjunto de características de comportamiento es un sistema estable de neuronas cerebrales que se forma durante la infancia. Algunas cualidades permanecen constantes, otras pueden cambiar a lo largo de la vida. Para averiguar cómo interactúa la microflora intestinal con las neuronas, se han realizado varios estudios en ratones. Los animales se dividieron en dos grupos. A uno de ellos se le administró probióticos y al otro bacterias nocivas de la microflora intestinal.

En los ratones, las neuronas responsables de la respuesta al estrés se activaron en el hipotálamo tras la suplementación. Se desarrolló una respuesta inmunitaria muy fuerte en los cerebros de los roedores que consumieron fuentes de alimentos con bacterias dañinas. Esto significa que su sistema de defensa comenzó a atacar su propio cuerpo en respuesta a la actividad bacteriana. Así, el experimento descubrió que la principal forma de comunicación de la microbiota con el cerebro es a través de la inmunidad.

La comunicación favorece la salud intestinal

Otro hallazgo importante durante la investigación fue que tener amplias conexiones sociales contribuye a la diversidad del microbioma. Cuantas más especies bacterianas vivan en el intestino, más fuerte será el organismo y mejor será la salud. También es cierto el supuesto contrario, es decir, que una baja diversidad de la microflora intestinal conduce a niveles más altos de estrés y ansiedad.

Datos sobre los efectos de la nutrición en la psique

  • Las bacterias «buenas» aumentan el estado de ánimo.
  • Las personas que consumen probióticos naturales tienen menos probabilidades de sufrir ansiedad, estrés y problemas de salud mental.
  • Los bebés tienen un microbioma menos diverso cuando son alimentados artificialmente.
  • El estilo de vida moderno proporciona las condiciones ideales para la disbacteriosis.
  • El uso de probióticos aumenta la eficacia del tratamiento de los trastornos depresivos, la fatiga crónica.
  • El microbioma intestinal de un bebé desempeña un papel importante en la formación de su personalidad.

Vídeo

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc