Afrontar eficazmente el estrés

Afrontar eficazmente el estrés.

Los ritmos de la vida moderna, la abundancia de trabajo, la familia y las responsabilidades financieras conducen a un creciente estrés emocional. El estrés puede empeorar tu salud, provocando insomnio, depresión, problemas digestivos y problemas de memoria y atención. Un médico puede ayudarte, pero si no quieres acudir a un especialista, puedes intentar controlar el estrés tú mismo. Esto es posible si el culpable no es una enfermedad mental, sino el estrés trivial o el exceso de trabajo.

Ejercicio

El ejercicio es una de las mejores formas de relajar el cuerpo y la mente. El ejercicio mejora tu estado de ánimo. Tienes que hacer ejercicio regularmente para ver resultados. Los médicos recomiendan hacer ejercicio al menos dos horas y media a la semana.

La carga debe ser de intensidad moderada, por ejemplo, caminar a paso ligero. Los ejercicios más intensos, como la natación o el footing, deben realizarse durante al menos 75 minutos a la semana. Pero incluso un poco de ejercicio es mejor que no hacer nada.

Dormir bien por la noche

La falta de sueño es una causa común de estrés. Por desgracia, es un círculo vicioso: la tensión te impide dormir bien. Los pensamientos desagradables se arremolinan en tu cabeza, impidiendo que te relajes y descanses bien. Algunas personas recurren a los somníferos en este caso. Esto no es una buena idea.

Es mejor que aprendas a relajarte todo lo posible antes de acostarte. Haz de tu dormitorio una isla de tranquilidad donde nada te recuerde el estrés. Unas horas antes de acostarte, evita hacer cualquier trabajo mental para que tu cerebro se relaje y se ponga a descansar. Puedes tomar un baño caliente o leer un libro. Ayuda acostarse y levantarse a la misma hora. De este modo, la mente y el cuerpo se acostumbran a la rutina.

Técnica de respiración profunda

Las técnicas de gestión del estrés incluyen la capacidad de relajar la mente y liberar la tensión. Te sorprenderá lo bien que te sentirás cuando domines las técnicas de respiración adecuadas.

Implica cinco pasos:

  1. Ponte en una posición cómoda con las palmas de las manos sobre las rodillas y los pies en el suelo. Es posible acostarse.
  2. Cierra los ojos.
  3. Imagina que estás en un lugar agradable y relajante: en una playa, en un hermoso campo con hierba alta.
  4. Comienza a respirar lenta, profunda y mesuradamente, sólo por la nariz.
  5. Pasa de 5 a 10 minutos en esta posición y vuelve a tus actividades habituales, pero en un nuevo estado libre de estrés.

Buena alimentación

Una dieta adecuada y equilibrada mejora el bienestar. También ayuda a regular tu estado de ánimo. La dieta debe incluir verduras, fruta, cereales integrales y proteínas magras para mantener la energía. Sigue este menú en todo momento.

Evita la cafeína, la nicotina y el alcohol

Abandona estos productos o al menos reduce su consumo. La cafeína y la nicotina son estimulantes que aumentan los niveles de estrés. El alcohol es un depresor si se toma en grandes cantidades. En pequeñas dosis, tiene un efecto estimulante. Sustituye el café y el alcohol por agua, infusiones o zumos de frutas. Mantener un equilibrio hídrico normal para que el cuerpo pueda afrontar mejor el estrés.

Ralentiza tu ritmo

A veces es necesario exhalar y reducir la velocidad para hacer frente al estrés. Puedes hacerlo de varias maneras:

  • Adelanta tu reloj de cinco a diez minutos. Así podrás llegar un poco antes sin miedo a llegar tarde.
  • Cuando conduzcas, elige las carreteras menos transitadas para evitar el estrés del tráfico intenso.
  • Divide las tareas grandes en otras más pequeñas. Por ejemplo, no respondas a 100 mensajes de tu bandeja de entrada a la vez, sino a unos pocos de los más importantes.

Relajación de la mente

Para dar a tu mente un respiro del estrés, dedica tiempo a las prácticas de relajación:

  • meditación;
  • El yoga;
  • gimnasia tai chi;
  • Escuchar tu música favorita;
  • pasar tiempo en la naturaleza.

Hobby

No puedes renunciar a las aficiones, pues de lo contrario el estrés se acumulará y tu estado de ánimo se deteriorará. No hace falta que dediques todo tu tiempo libre a los hobbies, pero son buenos para aliviar el estrés:

  • Leer;
  • de punto;
  • ver películas;
  • Rompecabezas y resolución de rompecabezas;
  • Cartas y juegos de mesa.

Discusión de los problemas

La siguiente forma de afrontar el estrés es hablar de las cosas preocupantes con la familia, los amigos, un médico o un psicólogo. Incluso puedes hablar contigo mismo: todo el mundo lo hace a veces. Habla de los problemas de forma positiva.

Deshacerse de los irritantes

Identifica las cosas que te provocan estrés: el trabajo, las relaciones, otras cosas. Intenta mantenerlos al mínimo. Los trabajos pueden cambiar, las relaciones pueden aclararse o cortarse. Al identificar las causas del estrés, es más fácil idear un plan para eliminarlas.

¿Has encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc
VidaParalela
Tarabu
Nosbi