8 consejos para que los tacones sean cómodos

8 consejos para que los tacones sean cómodos.

Los tacones de aguja son muy elegantes, pero exigen un gran sacrificio. Son incómodos para caminar, estar de pie, aprietan el pie y causan dolor. Pero negarse a los tacones no es posible en absoluto: alargan las piernas, los tobillos son gráciles, la marcha se vuelve segura, incluso los hombros se enderezan y la postura se vuelve real. Para no ocultar un dolor insoportable tras la imagen exterior, resultan útiles los consejos para que los zapatos de tacón sean más cómodos.

Acortar la altura

A veces el zapato perfecto cuando te lo pruebas resulta ser incómodo de llevar. Si la causa es un tacón demasiado alto, puedes acortarlo en un taller de reparación de calzado. La cantidad exacta se calcula individualmente, pero por lo general no más de 1-1,5 cm (no más del 10% de la altura original).

Utilizar plantillas de gel

Resuelven muchos problemas: evitan las ampollas o los callos en los dedos y reducen la presión sobre el pie. Si la curva del zapato es tan pronunciada que el pie se desliza hacia delante, es mejor elegir una plantilla con almohadilla de Solución. Su gran ventaja es que no resbalan y no se amontonan.

Cambia tu forma de andar.

La marcha correcta requiere levantar la cabeza, enderezar los hombros y enderezar la columna vertebral. No hay que copiar a los modelos: no parece natural. Para una marcha relajada, suelta las caderas. No debe parecer que la chica está a punto de caer. Camina rápido sobre los talones, pisando todo el pie a la vez. Cuando te pruebes los zapatos debes caminar un par de veces para sentir cómo se desplaza el centro de gravedad. Esto le ayudará a acostumbrarse más rápidamente a la posición desconocida del pie y a aprender a mantener el equilibrio.

No te olvides de hacer descansos

Llevar tacones durante más de dos días seguidos es malo para los pies. Si por alguna razón esto no es posible, es importante hacer descansos regulares: lleva un cambio de zapatos (bailarinas o zapatillas deportivas) o busca lugares donde puedas quitarte los tacones de aguja para que tus pies descansen.

Elija los modelos con correa

Los zapatos sueltos sin correa para los pies pueden ser peligrosos. Hacen que sea más fácil perder el equilibrio y torcer el pie. Los tacones en los que el pie está sujeto por una correa o arnés lo evitan. Es importante que la Solución pueda ajustarse si sus pies están hinchados.

Utilizar un parche para ampollas

La capa interior de piel de topo es muy suave y confortable y está compuesta por fibras naturales. La densa capa exterior sujeta el parche de forma segura a la piel, impidiendo que se deslice incluso al caminar de forma extenuante.

Zapatos elásticos

Lo ideal, a la hora de elegir el modelo adecuado, es adquirir un par media talla más grande. Otro truco es comprar tacones de aguja después de un día de trabajo, cuando los pies están un poco hinchados. De esta manera, tienes la oportunidad de comprar un zapato más cómodo que no se sienta como un tornillo de banco en tus pies. Si un par resulta apretado, puedes hacer que lo estiren en un taller de reparación o comprar un estirador de zapatos especial.

Preste atención al modelo

Cuando te lo pruebes, es importante que confíes en tus propias sensaciones: si el zapato es cómodo o si te sientes segura. Por ejemplo, una plataforma reduce la altura percibida del talón, disminuye la presión sobre el pie y facilita el mantenimiento del equilibrio. En general, los modelos de punta redondeada son más cómodos, para que los dedos se sientan libres. Pero un dedo del pie en punta también está bien, siempre que no apriete los dedos.

¿Ha encontrado un error en el texto? Márcalo, pulsa Ctrl + Enter y lo arreglaremos.

Díselo a tus amigos:









ForoPc
VidaParalela